¿Tender puentes? ¡Mejor botarlos!

Puente peatonal

Son 632 en el DF, y su imagen ya es parte del inventario paisajístico de la ciudad. No va a faltar quien proponga declararlos patrimonio histórico ni el que crea que su construcción constituye una clara demostración del progreso de la humanidad por estos lados. Sin embargo, lo cierto es que los cientos de puentes peatonales que adornan la ciudad no son más que majestuosos monumentos del desprecio que el urbanismo a la mexicana ha tenido tradicionalmente hacia los peatones.

Moles de concreto y acero, se yerguen imponentes en todos los rincones de la ciudad, quizás para recordarnos que México es tierra de jóvenes sanos y fuertes, que no tienen mayores problemas para subir y bajar cuarenta o más escalones a cada rato, sin necesidad jamás de recurrir a rampas o elevadores, que eso es para los débiles, los incapacitados, personas que por fortuna no existen en este país. O a lo mejor están ahí para recordarnos que México es tierra de valientes, que no temen enfrentarse al peligro de la soledad allá arriba, donde los malandrines cuentan con todas las facilidades del mundo para hacer de las suyas, especialmente si está oscurito, que eso es para machos de verdad. O en una de esas se construyeron para recordarnos que el mexicano es un tipo duro, que no va a andar haciéndose ascos por la basura que ocasionalmente pueda juntarse abajo. Una explicación más racional diría que se alzan para hacernos fácil la vida, y encontrar un refugio de privacidad en su sombra para allí hacer nuestras necesidades si es que alguna emergencia estomacal o urinaria nos ataca en plena vía pública, cosa que le puede pasar a cualquiera. Más de alguien señalará que están ahí porque los capitalinos son solidarios, brindando techo a miles de personas que viven en la calle, que bajo los puentes encuentran todo lo necesario para tener una vida al borde de la dignidad. Por último, no es descabellado pensar que se levantan para recordarnos la pródiga tradición arquitectónica e ingenieril de esta tierra, donde los monumentos están destinados a perdurar por siglos sin mayor mantenimiento, estableciendo además un rico diálogo espacial con el entorno natural y construido.

El único problema es que los defeños no han atendido estas loables razones, y en cambio han sido ingratos con sus creadores, no ocupando los puentes que con tanta generosidad los urbanistas de turno han construido para el goce de la comunidad toda. De acuerdo al Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP en inglés), del total de puentes de la capital, más de la mitad no son utilizados para los fines originalmente concebidos.¹ Al parecer, los transeúntes parecen preferir el excitante pasatiempo de torear automóviles y peseros en las calles al no menos excitante toreo de ambulantes, delincuentes y basura que se da en las alturas.

Todo indica que en alguna parte algo salió mal con los puentes peatonales de la capital, quizás porque gran parte de la ciudadanía siente que el planificador de turno no puso lo mejor de sí en su trabajo y construyó lo primero que se le vino a la cabeza, aún cuando no se adaptaba muy bien a las necesidades de sus potenciales usuarios. El caso es que el modelo se repitió hasta la saciedad, y lo más curioso es que se sigue replicando, aún cuando en la mayor parte del mundo es considerado un anacronismo como las máquinas de escribir y los punteros izquierdos. Pero aquí en México nos gusta movernos contra la corriente, y no sólo hacemos más puentes, sino que los complementamos con segundos pisos, hazmerreír internacional que serán útiles hasta que sea necesario levantar un tercer y un cuarto piso para resolver los problemas de congestión creados en el segundo. ¿Y el peatón? Muy bien, gracias.

Un cambio de mentalidad

Quizás la solución pase por mandar a nuestros planificadores y autoridades a darse una vuelta por los países más desarrollados para que descubran que los puentes peatonales son considerados la última de las opciones al momento de resolver problemas de circulación de transeúntes, y que las pocas veces que éstos se construyen generalmente se tiene en cuanta a discapacitados, ancianos, embarazadas, personas que cargan bultos y ciclistas, ofreciéndoles todo tipo de facilidades para su expedito movimiento. No sólo eso, sino que además tratan de hacer de ellos estructuras amables con el entorno, tal como las que han hecho millonario al arquitecto español Santiago Calatrava, famoso por sus puentes que están a medio camino entre la escultura y la ingeniería. A lo mejor se darían cuenta que hay maneras más inteligentes de compatibilizar flujos humanos y vehiculares, aún en vías de alto tráfico, como la instalación de semáforos inteligentes, reductores de velocidad o cebras peatonales claramente señalizadas.

Sin embargo, lo más importante es que vean que lo trascendental radica en el cambio de filosofía que está operando en las ciudades contemporáneas, que están dejando de enfocarse en el automóvil y sus necesidades y en cambio están fomentando el uso de medios de transporte más sustentables. En un esquema así, el peatón es actor principal, centro de los esfuerzos de quienes piensan la ciudad. Las medidas tendientes a reducir el uso del automóvil son cada vez más extendidas en el mundo entero, y ya es hora que en la ciudad de México se empiecen a poner en práctica. Si millones de personas de diversos países están cambiando sus coches por una bicicleta o sus pies para movilizarse, no veo por qué nosotros no podemos hacerlo. Es que las distancias en esta ciudad son demasiado largas, dirán algunos. Bueno, para eso se puede implementar una red de transporte público eficiente, como el Metrobús. Es que las circulaciones peatonales son inseguras y de muy mala calidad, dirán otros. Esta no es excusa. Tener buenas vías para los transeúntes es fácil y económico; las indicaciones para construirlas correctamente pueden encontrarse en cualquier libro de diseño urbano o en internet de manera gratuita. Seguir manteniendo nuestras banquetas como están ahora no es más que símbolo de pereza e incapacidad por parte de nuestras autoridades y funcionarios públicos. Sólo queda esperar que el día de mañana la ciudad de México sea una ciudad para caminar, donde cruzar un puente sea un agrado y no la humillación de hoy en día.


¹La Jornada, 10 de abril de 2007

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 200 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: