Esa vieja costumbre de no pagar los impuestos

predial

El pasado mes de diciembre, y con gran cobertura mediática, la figura de José Manuel Mendoza Torres hizo ingreso al Salón de la Fama Fiscal del DF. Mendoza Torres, un desconocido para la gran mayoría de la población hasta ese entonces, se había transformado en la primera persona en ir a prisión por no pago de impuestos en la capital. Lo suyo en todo caso no es poca cosa: el administrador del hotel Real del Sur debía nada menos que 23 millones de pesos (1.64 millones de dólares) desde el año 1999 en contribuciones como agua y predial. A los pocos días sería acompañado en su triste rol de hombre símbolo de la morosidad por Ernesto Ricardo Amtmann Aguilar, dueño de la plaza comercial La Noria, ubicada en la colonia Bosques de Las Lomas, quien fue detenido el miércoles 17 de diciembre por la Policía Judicial y enviado al Reclusorio Oriente, acusado de un adeudo de más de 9 millones de pesos (650 mil dólares).

En modo alguno quiero minimizar las supuestas acciones de Mendoza y Amtmann, a todas luces condenables, pero es un hecho que ellos están pagando los platos rotos por millones de personas para las cuales los impuestos no han sido más que una palabra perdida en algún remoto diccionario de las obligaciones ciudadanas. Dado el contexto de morosidad altamente extendida entre los contribuyentes locales, la detención de ambos ciudadanos debe ser vista más bien como una señal al resto de la  población para que no se diga que las autoridades tienen mano blanda en temas que son cruciales para el correcto funcionamiento de la ciudad. Sin embargo, si los funcionarios encargados de la fiscalización tributaria realmente se pusieran estrictos en el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes, probablemente habría que construir unos quinientos nuevos reclusorios para albergar a toda la población morosa de la capital.

La vieja costumbre de no pagar

Contrariamente a lo que muchos pudieran pensar, el pago de impuesto predial en México es tremendamente bajo si se compara no sólo con los países desarrollados, sino también con las otras naciones de América Latina y el Caribe. Como proporción del producto interno bruto (PIB), en México la recaudación proveniente del predial representa menos del 0.3 por ciento, equivalente a 20 mil millones de pesos anuales (1.43 mil millones de dólares), mientras en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la recaudación por este concepto alcanza en promedio el 2.0 por ciento. Sólo como ejemplo, en los Estados Unidos el predial constituye ni más ni menos que el 3.1 por ciento del PIB, en el Reino Unido el 3.3 por ciento y en España el 2.8 por ciento. La comparación con América Latina tampoco resulta favorable para México, puesto que en Brasil el predial aporta el 1.7 por ciento del PIB, y en Colombia el 0.7 por ciento, lo mismo que en Chile.

Sin embargo, y a pesar de su bajo valor, en el país la evasión alcanza niveles de proporciones bíblicas. Aunque no hay información confiable a nivel nacional, una investigación del COLMEX arroja un aproximado de 68 por ciento, a todas luces un número escandaloso. En el DF las cosas son un poco mejores – o menos malas – puesto que la recaudación por concepto de impuesto predial alcanza al 0.5 por ciento del PIB de la ciudad, número que según los estándares internacionales es aún bajo, a pesar del incremento en hasta más del 100 por ciento que este impuesto ha experimentado en los últimos tiempos. Así y todo, lo que aporta el DF constituye el 36 por ciento de la recaudación nacional, lo que a las claras habla del menguado poder colector del resto de Federación.

El problema es que la evasión en la capital sigue siendo extremadamente alta, situándose en rangos de alrededor del 30 por ciento según estimaciones del Gobierno del DF, aunque otros análisis elevan esta cifra al 45 por ciento. En la ciudad pueden encontrarse casos vergonzosos, como el de Santa Fe, uno de los sectores más ricos de la capital, donde la evasión de este impuesto alcanza ni más ni menos que al 52 por ciento del padrón, toda una vergüenza para una zona que se jacta de ser el gran polo de desarrollo metropolitano.

Explicando las malas prácticas

La alta evasión en México se explica en gran parte por una serie de factores que actúan solos o combinados, como la gran cantidad de gente que trabaja en el sector informal, los altos índices de irregularidad en la tenencia de la tierra, la existencia de un padrón obsoleto, la inexistencia de indicadores de eficiencia en el cobro, y la falta de actualización de los valores catastrales. Sin embargo, las principales razones siguen siendo dos: la actitud populista de las autoridades, que por motivos políticos han mantenido históricamente muy bajas o congeladas las contribuciones por el predial y que a la vez han hecho la vista gorda con los morosos, y por otro lado la mala costumbre profundamente arraigada en gran parte de la población de sencillamente no pagar impuestos, aunque se tengan los medios de sobra para hacerlo. En este sentido, una reforma fiscal debe comprender también una completa reforma en la manera de pensar de los contribuyentes, que deben entender de una vez por todas que el impuesto predial es una manera efectiva y justa de redistribuir la riqueza en una ciudad y en un país, y que su recaudación es fundamental para que millones de personas puedan recibir educación, salud, vivienda y un largo etcétera de cosas que les permitan salir de la situación de pobreza en que se encuentran sumidos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 181 seguidores

%d personas les gusta esto: