Las calles de Isabel Miranda de Wallace

Dice en un reciente debate la señora Isabel Miranda de Wallace:

“Me preocupa que el candidato de izquierda diga que quiere una calle para jugar o para un tema distinto que no sea el circular, porque las calles no son para manifestaciones, son para que circulen los coches”.

A lo mejor nunca jugó en la calle.

A lo mejor nunca salió a caminar con un perro.

A lo mejor nunca salió a caminar de la mano de alguien.

A lo mejor nunca ha salido a caminar porque sí.

A lo mejor nunca destinó una tarde a mirar despreocupadamente las vitrinas, sin ni una compra fija en mente, ni se encontró con una amiga a quien no veía hace largos años para terminar tomándose un café y ponerse al día. Tampoco sintió caer sobre su cabeza las flores de las jacarandas en una mañana de abril.

Si corrió lo hizo en un gimnasio.

Si salió a estirar las piernas lo hizo en la trotadora.

¿Dónde hizo sus marchas?

¿Cómo serán las calles de la señora Miranda de Wallace? Se me ocurre algo así como una mezcla de los estilos de Le Corbusier y AMLO, pero con menos vida.

Vengo llegando de París y estoy convencido que allí la meterían en un museo. Seguramente la candidata ha estado allí. Seguramente se quedó en el cuarto del hotel, porque en la capital francesa las calles son precisamente para jugar, para pasear, para divertirse, para matar el tiempo, para maravillarse con la arquitectura, para sentarse en un café a ver pasar la gente, para hacer desfiles, marchas, corridas y caminatas, para que la gente se exprese, para encontrarse casualmente con alguien, para gozar de la experiencia de vivir en esa gran comunidad llamada ciudad. Lo mismo sucede en Nueva York, en Barcelona, en Roma, en Oaxaca, en Guanajuato, y en todas aquellas ciudades cuya rica vida en el espacio público nos queda en la retina precisamente porque entienden que la función de la calle va mucho más allá de la mera circulación de automóviles.

Pensar la calle como un mero espacio de circulación motorizada es el sueño del presidente de la General Motors y de los jefes de gobierno del DF (no nos escandalicemos tanto, que la señora Miranda no hace más que seguir una arraigada tradición de pensamiento). Rescatar la calle como lo que siempre fue, el espacio público por excelencia, es tarea no sólo de los urbanistas, sino de todos aquellos que aman la experiencia de vivir en la ciudad.

Palabras al cierre

Más allá de la metida de pata, llama la atención –para bien- la importancia que le dan al desarrollo urbano y movilidad los candidatos a la jefatura de gobierno del DF. A lo mejor otra ciudad es posible.

5 Comments on Las calles de Isabel Miranda de Wallace

  1. claro, lo mismo pensé al oír refutar la propuesta de calles de juego; también menciona sobre las banquetas pero fue un claro reflejo de su estilo de vida y su dependencia por los automóviles

    • Rodrigo Díaz // 29 mayo 2012 en 6:03 am // Responder

      Seamos justos con la candidata. Su declaración completa dice:
      “Yo sí les voy a cumplir con que tengamos las banquetas para caminar y las calles para circular. Me preocupa que el candidato de la izquierda diga que quiere una calle para jugar, o una calle para utilizarla para otro tema distinto que no sea el circular; porque las calles son no para manifestaciones, son para que circulen los coches. Yo sí les voy a cumplir.”
      Cambia algo las cosas, pero no mucho. Finalmente cree que banqueta y arroyo (lo que ella denomina calle) son cosas separadas que no forman un todo unitario y que tienen un uso muy específico, que es el de moverse. Automóviles por un lado y personas por el otro. Sin embargo, en la ciudad contemporánea, y sobre todo en una gran capital, la calle debe tener usos que van mucho más allá del desplazamiento de automóviles.
      Nunca deja de sorprenderme lo corbusieriana que puede ser nuestra clase política.

  2. mARIANA CASAS // 19 junio 2012 en 9:59 pm // Responder

    Se refiere a mejorar la circulacion, que todo tenga un lugar y como propuesta me agrada bastante-

  3. Claro, ha hecho referencia en demasiadas ocasiones a mejorar la circulacion, al igual que no permitir las marchas y propuestas en la calle, si no en lugares especiales, ya que si no se hace una reverenda pelotera, es lo que quizo decir.

  4. Alondra Pérez // 27 junio 2012 en 11:40 pm // Responder

    Además, si tu negocio es una empresa de espectaculares… (se ven mejor en coche)

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. Regular las manifestaciones, mala idea
  2. Regular las manifestaciones, mala idea | Artículo 19

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 182 seguidores

%d personas les gusta esto: