DF a Pie

Hace unos 10 días me dieron cuatro minutos para exponer esta sencilla idea ante más de 400 personas –incluido el próximo jefe de gobierno del DF- en el encuentro TEDx Centro Histórico. A Mancera le gustó la idea, o al menos eso me dijo una vez terminado el encuentro. A lo mejor no todo está perdido.

A pesar de que 3 de cada 4 viajes en la ciudad de México se hacen parcial o totalmente a pie, el espacio para caminar en la capital es de una calidad más que deficitaria. Es cosa de ver la acera que está frente a nuestra casa o lugar de trabajo y descubriremos un espacio discontinuo, inseguro, agresivo, lleno de baches y obstáculos, invadido por ambulantes, automóviles o ambos, poblado de postes, teléfonos inservibles y miles de jardineras (objeto fetiche de la ciudad), imposible de recorrer para una persona en silla de ruedas o junto a  un niño en una carriola (coche de guagua le dicen en mi tierra).

El no pensar cómo caminamos en nuestra ciudad tiene sus costos. Y altos. Cada año, son alrededor de 600 los habitantes de la ciudad de México que mueren atropellados, una de las tasas más altas de Latinoamérica en gran medida por el inadecuado diseño y peor mantenimiento de sus calles y aceras. Mucho mejor no le va al cuarto de millón de personas con discapacidad que ven seriamente limitados sus derechos más fundamentales por el hecho de vivir en una ciudad que les impide desplazarse libremente. Tampoco nos puede extrañar que el país se esté llenando de niños con sobrepeso si ellos no cuentan con un espacio atractivo y seguro donde caminar, correr y jugar.

Aunque la creencia extendida diga lo contrario, nuestra capital tiene todo para ser una ciudad caminable: la mayor parte de su superficie es plana, cuenta con un clima privilegiado, hay buena conectividad vial, es densa, y abunda la mezcla en los usos de suelo. Estos tres últimos factores hacen que gran parte de nuestros desplazamientos sean cortos, de menos de un kilómetro, la distancia ideal para ser cubierta a pie. ¿Qué nos falta entonces? Dos cosas: que el espacio donde se desarrolla la caminata sea cómodo, atractivo, seguro y accesible, y que conforme una red complementaria a las de transporte público y bicicleta.

Trabajo de sastrería urbana, el desafío de reparar, conectar y completar un espacio desatendido por décadas es gigantesco, pero no imposible. Por ello, y por su carácter de urgente, es que propongo –con toda humildad- la creación del programa DF a Pie, plan integral que considera al peatón como eje de toda política de movilidad urbana, y que tiene como objetivos prioritarios hacer de nuestras calles lugares más seguros –disminuyendo la alta tasa de víctimas de accidentes de tránsito-, más accesibles –permitiendo que cualquier persona, sin importar su condición, pueda gozar de los beneficios de vivir en una ciudad-, y más atractivos, que finalmente las ciudades se inventaron para ser gozadas, no padecidas, y ese gozo siempre se da a pie.

No prometo milagros, que en este ámbito los avances no se dan de la noche a la mañana. Abordar un tema históricamente abandonado es una tarea de largo aliento, pero vayan tres medidas concretas para empezar:

  • Mejoramiento del espacio peatonal, particularmente de los cruceros, a lo largo de ejes de transporte público y áreas de alta concentración de actividades. Particular atención se deberá prestar a los grandes ejes viales, donde se produce un tercio de los atropellamientos en la ciudad.
  • Mejoramiento en las condiciones de accesibilidad para personas con discapacidad o movilidad reducida en aceras, cruceros, transporte público y puntos conflictivos, como puentes peatonales, que deberán ser demolidos y reemplazados por pasos a nivel de suelo, o al menos acondicionados con elevadores y rampas. Aunque suene paradójico, la ciudad a pie se concibe siempre teniendo en mente a los que no pueden caminar.
  • Plan de educación vial en escuelas, que incluya el mejoramiento en las condiciones de accesibilidad a las mismas. Campañas de educación deberán hacerse de manera permanente, haciéndolas extensivas a peatones, automovilistas, motociclistas y ciclistas.

Crear la Autoridad del Peatón puede ayudar a concentrar y coordinar esfuerzos de un plan que suena ambicioso, pero cuyo costo y tiempos de implementación son mucho menores a los de cualquier segundo piso, ofreciendo resultados que inciden directamente en la calidad de vida de toda la población. Y es que pensar en los peatones es pensar en ciudades más atractivas, seguras, equitativas e incluyentes. No se trata de llenarnos de bulevares parisinos, ni de peatonalizar completamente todas las calles, sino de sencillamente hacer que cada acera, cada crucero, esté pensado y construido pensando en las necesidades de las personas que los transitan. Sentido común puesto al servicio de la ciudadanía. La ciudad de México puede lograrlo; el pensar cómo se camina en ella debiera ser el primer paso para que con toda propiedad pueda llamarse una ciudad de vanguardia.

8 Comments on DF a Pie

  1. Y qué me dices del corredor cultural Regina la calle que hicieron peatonal?

    • Rodrigo Díaz // 25 junio 2012 en 11:04 pm // Responder

      Es una muy buena idea, que ha revitalizado toda un área que estaba en franco deterioro (ojo con el peligro de gentrificación).
      El problema es que no podemos hacer todas las calles 100 por ciento peatonales, sería contraproducente. A lo que voy es que miremos a las calles comunes y corrientes que nos rodean, a las que están en nuestros barrios, a las que no tienen ni un atractivo turístico pero que son lugar de paso de miles de personas al día. No pido bulevares; con una banqueta decente y un crucero seguro y accesible basta y sobra.

  2. Estimado Rodrigo: Coincido plenamente con tu propuesta. Varios de los lugares más atractivos del DF pueden ser recorridos a pie. Yo mismo lo comprobé hace un par de semanas, con un recorrido desde el centro comercial Reforma 222, siguiendo por el Paseo Reforma hasta Juárez, siguiendo por el Paseo Madero hasta el Zócalo, luego por Monte de Piedad hasta calle de Tacuba, para luego tomar Lázaro Cárdenas hasta la Plaza Garibaldi y luego regresar hacia el centro histórico por el mismo Eje Central hasta los Arcos de Belén (Chapultepec), para finalizar en la calle Niza en la mera Zona Rosa. Este recorrido me permitió conocer desde patrimonio arquitectónico, hasta una serie de actividades informales en el espacio público que dan cuenta de la riqueza de esta bella ciudad! Una idea es ir promoviendo distintos recorridos temáticos que puedan ser señalizados mediante demarcaciones en el suelo frente a los hitos relevantes y que podrían ser guiados por estudiantes de secundaria y universitarios. En fin…muchas felicitaciones por platear este tema, en una ciudad y un país, que ha privilegiado el desplazamiento vehicular de unos pocos, por sobre la movilidad peatonal de muchos!

  3. Ines Alveano // 26 junio 2012 en 9:05 am // Responder

    Cabe rescatar lo dicho en el libro “The Endless City”…: Se consigue más bienestar en la población por medios públicos, que por medios privados. Es decir, una banqueta decente eleva más la calidad de vida, que un aumento en los ingresos (además de que es más fácil lograrla).

  4. Itzel Sánchez // 26 junio 2012 en 11:24 am // Responder

    Rodrigo!! Me da mucho gusto que tus ideas se estén escuchando justo donde se deben de escuchar! Como tu mismo comentas, una buena acera, fácil de construír y de bajo costo, tiene más impacto en su medio que una mega obra vial. Nada me daría más gusto que irme al trabajo caminando por un lugar asequible, que no se inundara por tantos baches y que diera más seguridad por las noches. Ojalá que DF a Pie sea una realidad muy pronto, y de crearse la Autoridad del Petaón, me gustaría ser la primera en apuntarse! Muchos saludos!

  5. Ojala Mancera te haga caso Rodrigo! Si no, de todos modos, vas q vuelas para alcalde… Ya tienes mi voto.
    Accesibilidad y seguridad. La belleza se dara cuando la gente empiece a caminar…

  6. Como arquitecta, urbanista y peatón con carriola además comprendo al 100% tu postura y la comparto aún más. La ciudad hay que pensarla a la medida del hombre y parece que esa escala no es compatible con los grandes planes, esos que deslumbran a quienes tienen poder de decisión. Sin embargo los habitantes somos más y, por tanto, mucho más poderosos. Creo que hay que dejar de esperar que los problemas nos lo resuelvan desde arriba y comenzar a hacer, a juntarnos, a accionar. Dejar de ser parte del problema para ser la solución. Como extranjera recién llegada no conozco muy bien los mecanismo de participación ciudadana pero supongo que debe haber espacio para la acción, no?

  7. Hola Rodrigo.
    Mi nombre es Noé Ortiz y soy ciudadano de Naucalpan de Juárez México, soy un nuevo seguidor de tu blog y he visto un video tuyo de TEDxCentroHistórico que me llamó mucho la atención y yo soy un emprendedor de la movilidad sustentable en el EdoMex y me gustaría comentarte más a fondo de un evento en el que se abordarán este tipo de temas, por lo que te pregunto cómo puedo ocntactarte? Te mando un saludo y espero establecer contacto para invitarte a un foro de movilidad sustentable.

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. Noticias para Transeúntes « Transeúnte Argentina
  2. DF a pie: Ciudad para peatones. | Leonardo 1452

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores

%d personas les gusta esto: