Autosardinas

La estadística disponible es más bien difusa, pero se estima que en el Distrito Federal el número de ocupantes por automóvil alcanza un promedio de sólo 1.3 personas. Más aun, alrededor del 80 por ciento de los viajes en automóvil particular al interior de la ciudad se hacen en solitario, situación ideal para la introspección personal, escuchar música a todo volumen o sacarse los mocos despreocupadamente, pero que a nivel urbano genera niveles de congestión altísimos que todos, automovilistas, peatones y ciclistas, deben sufrir. Mucha superficie ocupada para movilizar a tan poca gente, sobre todo considerando que en el mismo espacio que ocupan dos autos caben alrededor de 80 personas en un bus común y corriente de12 metrosde largo.

Si llegáramos a un promedio de unos 1.75 ocupantes por automóvil nuestras calles estarían mucho más despejadas, con lo que andaríamos más rápido, más cómodos, y emitiendo menos gases contaminantes. También nos evitaríamos dar pretextos a nuestras autoridades para la construcción de elefantes blancos de concreto; así, el despilfarro de los segundos pisos y las carreteras urbanas quedaría en el fantástico ámbito de la ciencia ficción. Si el promedio subiera aun más, digamos a unos 2 pasajeros por automóvil, yo me dejaría de escribir sobre este tipo de cosas y dedicaría mis esfuerzos a cosas más interesantes y productivas.

Compartir el automóvil es una idea tan vieja como eficiente. Pedro Picapiedra y Pablo Mármol lo hacían con frecuencia. Pedir un aventón o ponernos de acuerdo entre varios en una ruta es una práctica tremendamente sencilla, pero que aplicada a gran escala puede producir muy positivos efectos en la forma como nos movemos en la ciudad. Implica no sólo sacar automóviles de circulación; también fomenta un consumo energético responsable, alivia nuestros bolsillos, y muchas veces ayuda a crear y fortalecer redes sociales a partir del simple hecho de compartir una conversación en el camino al trabajo. Es una costumbre sana que pone las cosas en su justo lugar: el problema no es el automóvil, sino cómo lo usamos.

Promover el automóvil compartido –carpooling lo llaman ahora- es una estrategia que numerosas ciudades están siguiendo, estrategia que se ve favorecida por la profusión de redes sociales en instituciones como empresas o universidades, que facilitan el contacto y coordinación entre personas que circulan en rutas y horarios relativamente similares (ver el modelo de Aventones para tener una idea más precisa).  Primer paso para adoptar el modelo es cambiar la forma que nos referimos a él. Hacer una nota conceptuosa en la prensa para después referirse al sistema como “autosardina” es darle un maravilloso balazo en el pie a la idea. La expresión puede ser divertida y de uso más o menos corriente, pero en el fondo le hace un pésimo favor a la causa, asociando el compartir a un estado de incomodidad que dista mucho de la realidad. Hasta el día de hoy no me gusta que me comparen con un pescado, por sabroso que sea. Menos me gusta que me propongan convertirme en una sardina humana mientras me desplazo por la ciudad, toda vez que un automóvil puede ofrecer condiciones de confort que un microbus o el metro rara vez  están en condiciones de prometer a sus usuarios.

El primer carpooling

La industria automotriz ya tiene una maquinaria publicitaria gigantesca para hacernos ver las bondades de sus productos (justo me llega un correo de Ecobici invitándome a conocer un Mini eléctrico, como si éste no congestionara las calles). Un poco de esta maquinaria pudiera moverse para hacer un uso más racional del automóvil. Dejar en el pasado la expresión autosardina puede ayudar lo suyo.

1 Comment on Autosardinas

  1. Excelente artículo, creo que a pesar de que le damos la prioridad a petones, ciclistas y trasnporte público, es necesario voltear a ver al 20% que usa auto y como hacer más eficientes sus trayectos ocupando menor espacio de la vía públcia y contaminando menos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 165 seguidores

%d personas les gusta esto: