¿Qué van a hacer con las Torres de Ciudad Satélite?

Justo después de publicar este artículo apareció en la prensa que se había llegado a un acuerdo respecto al trazado del Viaducto Bicentenario, el cual pasará por el lado poniente de las Torres de Satélite, tal como se aprecia en la imagen inferior. No digamos que es para saltar como loco de contento, pero qué se le va a hacer, si las autoridades de la ciudad hace mucho rato que están alucinadas con los segundos pisos.

Excélsior, 29 de enero de 2009

Trazado del Viaducto Bicentenario. Imagen: Excélsior, 29 de enero de 2009

Cualquier arquitecto o estudiante de arquitectura latinoamericano sabe perfectamente quién fue Luis Barragán. También tiene claro que a la hora de enumerar sus obras más destacadas, siempre saldrán a colación las Torres de Ciudad Satélite, proyectadas en 1957 en sociedad con el destacado escultor Mathias Goeritz.

Las torres, cinco estelas de base triangular cuyas alturas oscilan entre los 30 y los 52 metros, constituyeron el símbolo de una urbe concebida en sus inicios como un modelo ideal de nuevo desarrollo urbano en la periferia de la ciudad de México, una unidad con un alto grado de autonomía económica y administrativa, pero a la vez conectada a la capital por una entonces moderna autopista urbana. La idea era poder gozar de todos los atributos que ofrecen los suburbios (menor tráfico y ruido, contacto con la naturaleza), sin perder contacto con la ciudad madre, a donde se iba solamente a trabajar o a realizar trámites muy específicos.

Sin embargo, cuando los arquitectos y estudiantes de arquitectura van a conocer en vivo la obra de Barragán y Goeritz, rápidamente se dan cuenta que algo pasó con el proyecto de Ciudad Satélite, porque tal como se le ve  hoy es muy difícil diferenciarla de cualquier otro desarrollo inmobiliario de la periferia de la ciudad. Y es que Satélite fue víctima de su propio éxito inicial, que hizo que el proyecto original fuera literalmente despedazado por desarrolladores inmobiliarios y autoridades ávidas de maximizar los ingresos derivados de la creciente demanda por vivir allí. Esto queda muy bien reflejado en las amargas palabras de Mario Pani, arquitecto jefe del equipo que desarrolló el proyecto urbano:

“Más lotes para vender, más casas, más comercios y más departamentos y…más dinero para el especulador y el inversionista, pero también más gente, más coches y menos agua, insuficiente drenaje y pésima vialidad.”¹

Así, lo único que ha sobrevivido con dignidad al fallido proyecto de satélite son sus torres, extraordinariamente bellas en su simplicidad, que con el paso de los años han sabido imponerse de una manera casi quijotesca a todos los atentados urbanos cometidos sistemáticamente a su alrededor. Sin embargo, puede que los cinco monolitos estén viviendo el comienzo de su muerte definitiva con la construcción del Viaducto Bicentenario, megaobra vial impulsada por el gobierno del estado de México y que contempla la construcción de un segundo piso en la inmediación de las torres, de acuerdo a un proyecto cuyos detalles la opinión pública aún desconoce, situación que ha puesto en alerta a varias organizaciones vecinales que ven con espanto la posibilidad que en un futuro cercano el monumento quede aprisionado por bandejas y columnas de concreto.

Lo que se viene

Hay razones de sobra como para estar preocupado. La experiencia de los últimos años ha demostrado que lo de los segundos pisos es una verdadera fiebre que ataca a nuestras autoridades y que no reconoce diferencias políticas; no hay gobernador, delegado o presidente municipal que no quiera tener uno con su nombre grabado en letras mayúsculas en la primera columna, aunque la estructuras corten el paisaje por la mitad, aunque fomenten la entrada de más automóviles a una ciudad que no resiste el actual crecimiento del parque vehicular, aunque sean un atentado estético, aunque la experiencia internacional haya demostrado hasta el cansancio que su construcción no es más que una manera rápida y eficiente de malgastar recursos en infraestructura destinada a quedar saturada en un plazo mucho más corto de lo esperado, aunque esté más que comprobado que esos mismos recursos estarían mucho mejor invertidos si se utilizaran en la ampliación y mejoramiento de la red de transporte público. No hay caso, algo huele mal en el proyecto del Viaducto Bicentenario, especialmente después de ver cómo las mismas autoridades del estado de México han actuado en el caso del Resplandor Teotihuacano, donde no han tenido el más mínimo respeto con un monumento histórico que es valorado exclusivamente si es capaz de generar ingentes recursos económicos. Si el comportamiento con pirámides milenarias ha sido de total desprecio hacia ellas, resulta razonable preguntarse qué actitud se tendrá hacia cinco moles de concreto pintadas que apenas pasan la cincuentena de edad.

No es por ser alarmistas, pero a la luz de lo que ha sido la historia reciente de la ciudad, de sus grandes obras y el olvido de sus monumentos, ya podemos empezar a adivinar lo que puede pasar en el futuro próximo: lentamente surgirán unas columnas de concreto rodeando las torres; aparecerán más grupos de vecinos reclamando la presencia en terreno de las autoridades encargadas del patrimonio de la nación; la gente del estado de México dirá que el proyecto en nada afecta la imagen de las torres; se apersonará una comisión de la Cámara de Diputados que pondrá el grito en el cielo por tamaño atentado a la cultura de la nación; las autoridades del estado de México volverán a reiterar que el proyecto no altera en nada el espíritu primigenio de las torres, pero que están dispuestos a reconsiderar su diseño; la comisión de diputados anunciará la publicación de un informe lapidario con el proyecto; algunos vecinos se encadenarán a una de las torres; la constructora seguirá colocando columnas; un supervisor técnico del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) acudirá al lugar para dejar en claro que su institución no había hecho acto de presencia porque para hacer eso es necesario que se envíe un oficio a la Subdirección de Preservación y Catastro del Patrimonio Escultórico Contemporáneo (SUPRECAPAESC), y que dicho oficio no todavía no llegaba; los funcionarios que aprobaron el proyecto asegurarán que los bocetos originales de Barragán consideraban el paso de una autopista entre las torres; la comisión de diputados anunciará que están haciendo algunas correcciones al borrador de su resolución, pero que ésta será categórica en su defensa del patrimonio de la nación; la gente del estado de México anunciará que se conformará una comisión de alto nivel para ver posibles modificaciones al trazado de la autopista, y que la eliminación de una de las torres en nada afecta la idea original de los autores y que incluso la mejora; los líderes de los sindicatos del INBA también se encadenarán a las torres, pero para exigir un aumento salarial; los diputados dirán que están casi listos con su resolución, la cual sentará un precedente en la historia cultural y urbana no sólo de México, sino también del mundo entero; la comisión del más alto nivel determinará que la mejor manera de resolver el entuerto es eliminar las columnas de hormigón que sujetan el segundo piso y reemplazarlas por las mismas torres de Barragán y Goeritz, que perfectamente pueden soportar el peso de una carretera sobre ellas; la gente del estado de México, del INBA y de todas las instituciones involucradas se felicitará por tal ocurrencia; y la autopista será inaugurada con la protesta de los honorables diputados que no vieron su nombre grabado en la placa de bronce colocada en un lugar destacado de la torre más alta.

Todo lo anterior suena tan posible como irracional y desgastador. ¿Por qué no mostrar ya el proyecto a la opinión pública? Resulta difícil creer que después de cinco meses de iniciadas las obras del Viaducto aún no se sepa qué va a pasar con las torres, ¿o los fondos para el proyecto se aprobaron sin tener idea sobre su trazado definitivo?

La decisión de hacer un segundo piso en la zona ya es de suyo discutible (por no decir lamentable), pero peor aun es hacerlo improvisando, enfrentando los problemas cuando recién aparecen y no previéndolos con anticipación, una práctica que ya se está haciendo tristemente habitual. Todavía se puede enmendar en algo el rumbo, pero para ello se deben hacer las cosas con transparencia y diálogo, elementos que han estado absolutamente ausentes en esta ocasión.


¹ Cecilia Estrada e Iván Martínez, “Satélite, ciudad para el futuro

10 Comentarios en ¿Qué van a hacer con las Torres de Ciudad Satélite?

  1. Y entonces cual es la solucion?

    • Estimado Felipe,

      Como siempre he sostenido, creo que es un error garrafal seguir construyendo segundos pisos en la ciudad, que a la larga provocan más congestión y que producen un daño al paisaje muchas veces irreparable. Ahora bien, y ya que se decidió construir el Viaducto Bicentenario, pienso que se pudo haber planteado un proyecto de renovación total del sector, que ha experimentado un progresivo deterioro del cual sólo se salvan las torres. Los vecinos siempre fueron partidarios de hacer un túnel, pero esta alternativa se desechó por su alto costo. Una lástima.

  2. Que que va a pasar, que las tiren mendigos palillos chinos, si quieren paisaje, vayanse a las montañas o a algun lugar turistico de mexico, y dejen que se hagan obras que conecten eficasmente el estado de mexico con el distrito federal. ya no estamos en el siglo pasado. entiendan que debe de haber mejoras urbanas y no estar pensando en pendejadas como si si va a ver mas feo o mas bonito lo importante es que funcione. ya les dije si quieren mejores paisajes cambiense vayanse a holanda ahi si van a ver paisajes.

    • LO IMPORTANTE ES QUE NO SE TIRARON, Y CREEME, EL SEGUNDO PISO NI FUNCIONA NI FUNCIONARÁ, YA SON DEL SIGLO PASADO COMO LAS TORRES, LAS TORRES SON ARTE…EL SEGUNDO PISO NO. MEJOR TRANSPORTE MASIVO, TRENES, METRO, METROBUS SI QUIERES.

      LOS SEGUNDOS PISOS SI SON PENDEJADAS, Y MUY GRANDES, ADEMAS DE QUE LLENAN LOS BOLSILLOS DE PEÑA PARA SU CAMPAÑA, Y DE ESPAÑOLES, QUE QUE BUENO QUE VENGAN A INVERTIR, PERO SERIA MEJOR EN SEGUNDOS PISOS DE TRENES, ESO, SOLUCIONARIA MIL VECES MAS LOS PROBLEMAS.

      ME PLATICAS COMO TE VA PAGANDO TU TAG Y SUBIENDOTE AL INUTIL SEGUNDO PISO.

      BUENA SUERTE

  3. ya no hagan mas obras ya que viene un terremoto que acabaro con las maravllosas obras de nuestro gobierno perfecto y recuerden que no sirven de nada estas obras solo asen mas trafico y provocan mas sicosis en el umano att su servidor pulido

  4. Al autor Peña, le recomiendo que mejor el se vaya a vivir a Nueva York, la gran manzana a la que todos admiramos, por su vitalidad, su riqueza cultural y su capacidad de incorporar a personas de la mas variada diversidad cultural, etnica y educativa. Aun tu Peña, podrias ser bienvenido alla. Esa ciudad fue salvada por Jane Jacobs de la fiebre destructora de construccion de vias rapidas, distribuidores viales y pasos a desnivel y gracias a esta dama, que cambio en el mundo la filosofia y practica del urbanismo, hoy podemos disfrutar de un paseo caminando por la plaza Washington en plena Greenwich Village y muchas otras zonas de NY. En esta ciudad mas del 85% de sus habitantes no tiene automovil, y un siti para guardarlo cuesta $200,000 o mas Dls., En esta ciudad se han derribado ya varias vias rapidas para rescatar el espacio publico para las personas, se cierran aveidas a los autos para convertirlas en peatonales, se reducen carriles para utos en las calles para hacer carriles para bicicleta. En una palabra es una ciudad habita por personas que respetan a las personas y propician el bienestar de las personas, restringiendo para esto la movilidad en auto con 1 ocupante.
    ESTO PEÑA ES LA MODERNIDAD Y EL PROGRESO VERDADERO.

    • Alejandro del Valle // 10 marzo 2010 en 2:46 pm // Responder

      Mi estimado Urbano, este changuito al que te refieres no es mas que un bulgar ratero con fuero, otorgado por un grupo de crapulas que tienen al pueblo en sus manos, es un mono sin escrupulos, servil de los de arriba, como lo puede ser cualquiera con un coeficiente del 65 IQ,y así lo quieren para presidente, pobre país.

  5. No estoy de acuerdo con los edificios sin ventanas que estan a Medio camino ni son vista de nada simplemente contaminan el espacio aereo o la vista no por que me interese por que para ello hay lugares y paisajes. sin embargo veo la autoridad blandengue que no pudo hacer NADA o se dejo por los vecinitos de Satelite, por mi que las derrumben, ahora el viaducto se ha convertido en estupidez mira que elevarlo y luego bajarlo por los estupidos colonitos ansianos de Satelite dense cuenta quienes viven áhí parejas de jubilados abuelos con nietos de fines de semana, seguramente sus hijos nietos y desendencia NO USARAN JAMAS EL VIADUCTO sean practicos los que venimos desde Tepotzotlan hasta Reforma Lomas y pasamos mas de tres hora en el trafico que, se que nos les interesa pero es parte del desarrollo ni modo si el gobierno no mide el parque vehicular TIENEN que hacer mas avenidas si no como diablos circularemos, por favor, SI ALGUIEN QUIERE DINAMITAR LOS PALILLOS CHINOS QUE ESTORBAN ME AVISAN Y YO LES PODRÍA AYUDAR.

    • Arleny que pobreza de cultura la tuya, yo vivo en satélite, y ni soy abuelo, ni hijos tengo, y créeme, jóvenes con visión, hay muchos y defienden por intereses o por lo que quieres este fraccionamiento, me imagino que tu harias lo mismo por tepotzotlan, en caso de que pasara un segundo piso por la catedral o el centro mismo de ese municipio, porque así como lo ves, podria pasar, y gente como tu diría, siii que lo hagan total, si dinamitan la catedral o el centro me avisan y les ayudo. Que lastima me das, porque parte de lo que somos es lo que fuimos, y ese es el problema del mexicano, la pobreza de mentalidad, de memoria. Que bueno que va a pasar por abajo, pero mejor seria destruirlo, y que se usara para una red de metro, o tren que sirviera complemento al de buenavista, que rodeara la ciudad, eso sería de primer mundo, el primer mundo hace transporte masivo, los segundos pisos ya son del pasado, este pais va como 30 o 40 años atrasado. Y te preguntas, por que esta tan mal este país?? Por gente como tu que no defiende lo que de verdad importa, no es cuestion solamente de las torres, y lo que significan, sino hacer cosas llamativas, que la gente pobre de intelecto cree que serviran, que se creen todo, y luego votan por esos politicos tontos, que nada ams quieren mas y mas dinero y poder. Seguiras haciendo 3 horas de camino, buena suerte en tu recorrido.

    • Arleny: Deberías ser más respetuosa de los puntos de vista distintos a los tuyos. Entiendo que siendo pobre, o clase media baja, -es de suponerse cuando viviendo en Tepo tienes que venir hasta el DF por un salario- tengas un cierto grado de resentimiento social; pero trata de ser más objetiva. Era fácil suponer que habría muchísima gente de Satélite que usaría el segundo piso, créeme que las empresas privadas hacen estudios serios antes de decidir dónde ponen su dinero. Y sin duda los estudios arrojaron el interesante dato de que los ancianos (perdón, pero prefiero escribirlo con “c”) eran probablemente el más importante cliente para su negocio. Recuerda que el nivel de ingresos de los habitantes de esta zona es MUY superior al de la tuya y, aunque no lo creas, cada una de las miles de casas de la zona tiene de dos a tres carros. Por cierto, te comento que tengo 32 años y tengo un grupo de amigos de mi edad, todos viviendo en Satélite, y la mayoría de nosotros hacemos uso del segundo piso; no creerías la fila de coches de esta zona que se forma cada mañana para hacer uso de él.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: