¿Qué esconde el atlas de riesgo?

El Atlas de Riesgo de la ciudad de México debe contener información demasiado sabrosa como para andar haciéndola pública. De otra manera no me explico que después de cuatro meses que sus autores, investigadores del IPN y la UNAM, lo entregaran al Gobierno del DF, la ciudadanía aún no tenga la más mínima idea acerca de su contenido. ¿Habrá arsenales nucleares debajo de Iztapalapa? Quizás en las chinampas de Xochimilco se esconde un monstruo que deja chico al del lago Ness. Vaya a saber uno, porque a estas alturas el famoso atlas comienza a convertirse lentamente en un mito.

6a00d8341bfb8d53ef00e54f05b87d8833-800wi

Lo interesante de todo el asunto es que durante todo 2008 se anunció a los cuatro vientos que la información del atlas sería pública, puesto que todo capitalino tenía el derecho a conocer los riesgos naturales a los que se enfrenta por el simple hecho de vivir en esta ciudad. Así, en entrevista publicada el 9 de febrero del año pasado en El Sol de México, el Secretario de Protección Civil del Gobierno del Distrito Federal, doctor Elías Miguel Moreno Brizuela, señaló que “(el atlas) vamos a ponerlo en internet, ya es un acuerdo, porque tenemos que transparentar. Ahora lo único que debemos saber es a qué le damos acceso al público en general, a qué le damos de acceso al primer nivel de conocimiento de la secretaría, al de Gobierno, al segundo nivel, etcétera, hasta el quinto nivel. Habrá cosas a las cuales solamente el secretario y el equipo de Protección Civil puedan acceder.” El mismo Moreno Brizuela volvió a reafirmar su promesa en el mes de mayo de 2008, cuando indicó que “hay cosas que tenemos que reservarnos por razones obvias y hay cosas que la gente tiene el derecho a saber, en términos generales”. Después de cuatro meses de entregado el informe al Jefe de Gobierno del DF, lo único que sabe la ciudadanía en términos generales es que la autoridad no ha querido publicar absolutamente nada, siguiendo una incomprensible cultura del secretismo que hace mucho rato debió haber sido erradicada del país.

Llamar por teléfono a la Secretaría de Protección Civil tampoco ayuda mucho. Si uno pregunta por el famoso Atlas, la respuesta que se obtiene es “debe estar en la página de internet“. Sin embargo, cuando se llega allí no es mucho lo que se ofrece, salvo los útiles consejos de Civilín (no estoy bromeando, así se llama), mascota de la Secretaría y que probablemente tenga menos conocimiento del Atlas que cualquier ciudadano medio. Al parecer no vale la pena mucho insistir, si ni siquiera los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal han tenido acceso a él cuando lo han solicitado. Si ellos, con todos sus contactos e influencias no han sido capaces de hacerse con una miserable copia, me pregunto qué queda para el resto de los mortales.

Civilin

Civilín, más muerto de miedo que yo

Más vale cruzar los dedos

Así las cosas, creo que hay dos explicaciones para el silencio que ronda alrededor del Atlas en comento:

a)      El Atlas sencillamente no existe, y su publicación no es más que un rumor lanzado para mantener tranquila a la ciudadanía y que ésta sepa que hay instituciones velando por seguridad las 24 horas del día y los 365 días del año.

b)      El Atlas sí existe, pero su contenido es tan espantoso que más vale la pena no darlo a conocer para evitar la alarma pública. No me extrañaría que dicho estudio sostuviera que la totalidad de la ciudad se encuentra en riesgo de desaparecer por un alud, erupción volcánica, terremoto o grieta descomunal. Ya que la única solución posible para una eventualidad así pasa por la mudanza completa de la metrópolis a un lugar más seguro, cosa de suyo complicada, las autoridades encargadas de nuestra seguridad han optado por una estrategia del silencio y de cruzar los dedos, que en una de esas la naturaleza se apiada y no nos lanza ningún castigo.

No tengo claro cuál alternativa es peor, pero en lo personal soy de aquellas personas que prefieren que les den las malas noticias a que se las escondan. Si el informe del Atlas dice que la totalidad de la capital se encuentra en situación de peligro inminente, me gustaría saberlo cuanto antes, porque así puedo tener la posibilidad de buscar otro lugar donde vivir o trabajar, o de tomar las medidas que considere más adecuadas para disminuir los eventuales daños que pudiera sufrir. Lo que no puede seguir es la nefastamente arraigada cultura del secreto, que parte de la base que no tenemos la madurez como ciudadanía para saber a qué peligros nos exponemos cuando decidimos que esta será nuestra ciudad de residencia. Un poco de transparencia no le haría mal a nadie, porque al menos a mí me da un poco de miedo dejar mi seguridad exclusivamente en manos de Civilín.

6 Comentarios en ¿Qué esconde el atlas de riesgo?

  1. Javier García Prieto // 27 febrero 2009 en 12:56 am // Responder

    ¿Quieres ver un atlas de riesgo?

    • pedro rafael osornio chimal // 16 junio 2009 en 12:27 pm // Responder

      porfa te agradeceria me lo proporcionaras para adaptarlo a mi municipio ya que carecemos del mismo

  2. Javier García Prieto // 27 febrero 2009 en 12:59 am // Responder

    Tu segunda hipótesis es la correcta
    ¿Como lo se?
    mándame un correo y te lo explico todo

    Quien asegura que si sucede una catástrofe en el df el gobierno local va a decir exactamente cuantos damnificados hay?
    quien te firma por cobijas, alimentos o medicinas?

    es el negocio perfecto

  3. También estoy interesado en el atlas, sólo tengo un mapa pero me gustaría tener más información, Javier García Prieto, espero me la puedas proporcionar. Gracias

  4. esta superrrrrrrrrr feooooo jajajaja n

  5. Yo trabajo haciendo estos mapas de riesgo y aqui esta el link donde esta publicado el atlas de riesgo:

    http://www.atlasnacionalderiesgos.gob.mx/metadataexplorer/index.html

    Y es bastante completo y por obvias razones no toda la informacion se puede dejar abierta a la población por estar llena de tecnicismos, por lo tanto esta informacion se va degradando al traducirla a un lenguaje comun y facil de entender.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: