¿Conoces a Edgar?

No, no tengo idea quién es. Si al menos hubiera puesto su apellido en el gigantesco mural ubicado a un par de cuadras de la plaza de Coyoacán la identificación sería más fácil. En una de esas se le acabó la pintura o el muro, y por eso sólo nos da su nombre para identificarlo. Google tampoco ayuda mucho en este caso, porque son millones los Edgar que hay en el ciberespacio, y ni siquiera tecleando las palabras Edgar + diputado + Coyoacán se obtiene una pista clara.

coyoacan-004

En todo caso, el colosal mural nos da un par de pistas sobre el personaje:

  1. Si le hacemos caso al dibujo, Edgar tiene un ligero parecido con el comediante norteamericano Jay Leno, lo que no es bueno ni malo, solamente es. ¿Será obra del mismo pintor que hizo un López Obrador igualito a Chabelo unas cuadras más allá?
  2. A Edgar le importa un carajo el espacio público. De otra manera no se explica que ensucie 30 metros de pared en uno de los lugares más hermosos de la ciudad sólo para darnos a conocer su nombre de bautismo. ¿Cómo será cuando finalmente sepamos el apellido? ¿Habrá muro en la delegación que aguante los miles de litros de pintura preparados para tan magno evento?

Edgar nos dice que la ciudadanía quiere un diputado conozca la problemática de su colonia. ¿La conoce él? No me queda del todo claro. El centro histórico de Coyoacán ha experimentado un acelerado proceso de deterioro, aumentado por el interminable proyecto de renovación de la Plaza Hidalgo y el Jardín Centenario que sólo ha logrado tronar a los comerciantes establecidos, privando de paso a la ciudadanía del gozo de uno de los lugares más tradicionales de la ciudad. En este sentido, los muros dedicados a Edgar (son varios) le hacen un flaco favor a sus amadas colonias, las que de seguro agradecerían otro tipo de campaña del desconocido aspirante a diputado.

En todo caso, hay que ser justos con Edgar, que el recurso de pintar murallas es ampliamente extendido en toda la clase política, no reconociendo ningún tipo de fronteras partidarias. Sin embargo, no por ello se le debe celebrar la gracia, que es más que seguro que el famoso mural durará un buen tiempo en las calles coyoacanas.

En momentos en que quejarse de la clase política y sus prácticas y actitudes resulta un lugar más que común, sería bueno que la ciudadanía recordara que todavía tiene en sus manos la poderosa arma del voto para premiar o castigar a quienes pretenden ser sus representantes. Desde ya se podría hacer un pacto ciudadano que le niegue el voto a todos aquellos que utilicen métodos de propaganda que afecten la estética del espacio público o que no puedan ser fácilmente removidos o borrados después de las elecciones. En este sentido, vale recordar que aquellos candidatos amables y respetuosos con el entono generalmente llevan a cabo mejores gestiones en la ciudad que aquellos que la toman como si fuera de su propiedad y la secuestran para inundarla con su nombre e imagen.

Nada personal contra Edgar, pero el mural de la foto es horrible. En todo caso, todavía hay tiempo para borrarlo y hacer una campaña más amistosa con Coyoacán, que no seríamos pocos los que estaríamos más que felices con el cambio de estrategia.

1 Comentario en ¿Conoces a Edgar?

  1. Esto es un tag, en el argot de los grafiteros, y es una porquería (como la mayoría de los tags), pero estamos tan acostumbrados a esta mugre propaganda y a aguantarle tanto a los políticos, que no había reparado en lo mal que habla de ellos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: