Julito y yo

Hay cosas que los chilenos jamás entenderemos de México. Por ejemplo, por más que leamos miles de libros y hagamos un doctorado de cinco años, nunca llegaremos a comprender en toda su dimensión y complejidad lo que es el PRI: sólo un mexicano puede asimilar totalmente un concepto que más que una ideología o un partido es una manera de entender el mundo y las cosas que lo rodean. Lo mismo sucede con la Guadalupana, Pedro Infante o el Santo, que pueden ser admirados o queridos por un foráneo, pero jamás absorbidos en toda su esencia, reservada para los nacidos en esta tierra.

Vaya esta introducción para explicar una frase contenida en mi perfil, donde señalo que me gustaría considerarme “un Julito Martínez de la ciudad, algo que los mexicanos jamás entenderán en toda su magnitud”. ¿Qué significa todo esto?

El fiel y curioso lector podrá consultar en Wikipedia y averiguará que “Julio Martínez Prádanos (TemucoChile23 de junio de 1923 – Santiago de Chile2 de enero de 2008), fue un periodista chileno especializado en fútbol que tuvo una extensa trayectoria en la prensa escrita, radial y televisiva, considerado por muchos como el más grande periodista deportivo que ha tenido el país. Obtuvo en 1995 el Premio Nacional de Periodismo, otorgado por el Ministerio de Educación de Chile.” Impresionante currículum, aunque no dice mucho.

Diferente es cuando la que habla es la memoria personal, y ahí aparecen partidos inolvidables, derrotas bochornosas, o pequeños momentos que uno recuerda de una niñez en que la única entretención de todo un país en dictadura era el permanecer horas hipnotizado por un televisor. Allí aparecía Julio Martínez (más conocido como Julito o JM) con su cabeza de huevo, la calva brillante, las bolsas bajo los ojos, el discreto bigote recortado con la precisión de un cirujano y sobre todo con su proverbial labia, la que le permitía hablar como si le estuvieran dictando en una época que el teleprompter era un artefacto condenado al territorio de la ciencia ficción, una época donde no había enlaces en directo ni internet ni gráfica computacional, sólo unos pocos papeles que acercaba a sus ojos más que nada para reforzar la estructura de su comentario, porque los nombres y los datos estaban frescos en su memoria, y así una noche recordaba la alineación del legendario Colo-Colo campeón invicto el 41¹ para al rato estar hablando de la formidable delantera de los Carasucias de Argentina en el Sudamericano del 57², que presagiaba una actuación descollante que no fue de los trasandinos en el Mundial del 62, orgullo nacional obtenido gracias al esfuerzo y empuje de los Mosqueteros de Lisboa³, que fue donde Julito inmortalizó el “¡justicia divina, justicia divinaaaaa! cuando en Arica Leonel batió a Lev Yashin con un zurdazo furibundo en un tiro libre que a ojos de todo el mundo debía haber sido cobrado como penal.

¿A qué viene todo esto?

Aunque a veces me gustaría, el fuerte de este blog no es el fútbol sino los temas urbanos. Con JM pasaba algo parecido, pero al revés, porque si bien es cierto se le pagaba para hablar de deportes, sus comentarios finalmente siempre derivaban hacia cualquier ámbito de la vida, porque a Julito ningún tema le quedaba chico, y de una pelea de box podía pasar tranquilamente a los perros de la calle y de éstos al recuerdo de su primera corbata para finalizar recordando una tarde en la soledad de Ñuñoa viendo un partido del viejo y querido Magallanes. Y es que el era un comentarista en el sentido más amplio de la palabra, alguien que nació para comentar lo que sea, que todo en este vida puede merecer una opinión. Primer opinólogo de la historia de mi país, Julito Martínez perteneció a una época que ya no existe, una época donde el dato frío y el análisis quirúrgico eran menos importantes que contar una buena historia que pudiera entender y gozar todo el mundo.

Por ahí van mis pretensiones. Cualquiera que haya gastado algunos minutos de su tiempo en este blog se habrá dado cuenta que mi interés no es producir artículos sesudos destinados a la alta academia, ni teorizar sobre asuntos del más alto nivel, ni comentar a autores desconocidos que hablan sobre temas desconocidos y que sólo una selecta minoría está en condiciones de captar en toda su verdadera importancia y complejidad. Si digo que mi enfoque trata de ser juliomartinezco es porque cuando se habla de temas urbanos se habla de temas que nos afectan a todos como habitantes de una ciudad, y que por lo tanto debieran ser comprendidos por la ciudadanía entera. Por eso elegí poner el acento en cosas las cosas domésticas de la metrópoli, algunas tan domésticas como las banquetas, las rampas para discapacitados o el nombre de las calles, porque finalmente soy un convencido que las grandes ciudades se hacen a partir de la suma de pequeños detalles que pueden cambiar radicalmente nuestra calidad de vida. JM veía la maravilla del fútbol en sus pequeñas historias; yo trato de hacer lo mismo – salvando las siderales distancias – con la ciudad.

Palabras al cierre

He escrito artículos mejores que este, de eso no hay duda, pero hoy poco me importa. Chile acaba de ganarle 3 – 1 a Perú en Lima en un partido maravilloso, que todavía me tiene exultante. Por eso los fieles lectores me perdonarán este pequeño desvío de mi temática habitual, que volverá mucho más temprano que tarde a reinar en estas líneas. Por mientras quiero seguir disfrutando la alegría de mi pueblo que es también la de Julito, que de seguro vio el partido allá arriba en el cielo.

Ps. Como regalo, vaya este hermoso comentario urbano – futbolístico de Julio Martínez con ocasión de la celebración de los cien años de vida de Santiago Wanderers de Valparaíso.


¹ Diano; Salfate, Camus; Hormazábal, Pastene, Medina; Sorrel, Socarraz, Domínguez, Contreras y Rojas

² Maschio, Angelillo, Sívori, Corbatta y Cruz

³ Alvear, Dittborn, Pinto Durán y Goñi, dirigentes que consiguieron en el congreso de la FIFA celebrado en Lisboa la sede para Chile del Mundial del 62.

1 Trackback / Pingback

  1. Hangout Ciudad Pedestre

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: