El muro de Ixtapaluca

El buen observador notará que lo más insólito del desarrollo habitacional de la imagen, una joyita en Ixtapaluca que ya fue motivo de comentario en un artículo anterior, no es la repetición interminable de casas iguales que cubren una buena cantidad de hectáreas sin ofrecer la más mínima variedad en el paisaje. Tampoco lo es la ausencia total de elementos relevantes que ayuden a dar identidad a un conjunto que ni con la mejor de las voluntades puede ser considerado un barrio en propiedad, ni la aparente falta de equipamiento urbano que pudiera satisfacer de manera medianamente adecuada las necesidades de educación, comercio y esparcimiento de los habitantes de este mal llamado pedazo de ciudad.

Viviendas en Ixtapaluca. Imagen: www.oobject.com

Viviendas en Ixtapaluca. Imagen: http://www.oobject.com

En mi modesta opinión, lo más interesante, vergonzoso pero también divertido del conjunto habitacional en comento puede observarse en el rincón inferior derecho de la imagen, donde claramente se advierte la presencia de una calle que se ve graciosamente interrumpida por un elegante muro de concreto, cuyo otro lado da ¡a una calle similar!, exactamente alineada con la anterior, del mismo ancho y características, pero inexplicablemente incomunicada de la primera. En todo caso, y para que nadie reclamara mucho, se habilitó una pequeña puerta que permite el paso de los peatones de un lado al otro sin que tengan que darse una vuelta por todo el monótono complejo para ir a tomar una cerveza o un café con el vecino.

No hay que ser un doctorado en urbanismo ni en ingeniería de transportes para saber que esto es una aberración, que está más que probado que mientras más continuidad tenga la trama vial más expedito será el desplazamiento de los coches, disminuyendo la congestión vehicular y con ello los tiempos de traslado, las emisiones de CO2 y todos aquellos inconvenientes que se producen cuando los automóviles no se pueden desplazar de manera adecuada.

El muro de la foto es el mejor ejemplo de una ciudad que en los últimos años no ha hecho más que expandirse a punta de retazos formalmente autónomos, remedos de ciudadela que a pesar de todo siguen dependiendo de lo que les provee la vilipendiada gran ciudad – comercio, equipamiento, áreas verdes – pero que no colaboran en nada, literalmente en nada, a que el espacio urbano que ellos mismos involuntariamente van formando sea un poco mejor. Si lo más triste de todo es que en este caso ni siquiera puede ocuparse el siempre efectivo argumento de la ciudad pensada y construida a la escala del automóvil, que toda la evidencia nos señala que en Ixtapaluca como en miles de otros lugares sencillamente no se pensó en nada.

Cuento aparte es la calidad del espacio público al interior de estos condominios, cuyo ínfimo nivel permite que nadie se escandalice mucho cuando el remate de una calle es una barda de concreto gris, lista para esperar su graffiti, algo de basura, y los orines de uno que otro paseante de turno.

Responsabilidades compartidas

En todo caso, hay que ser justos y decir que no toda la culpa de este numerito es de los desarrolladores privados, que después de todo ellos se limitan a explotar al máximo las inmensas licencias que les dan los laxos planes de desarrollo urbano que permiten que alguien pueda lanzarse a construir mil, diez mil, treinta mil casas sin pensar por un solo momento que estas viviendas en su conjunto formarán un barrio, y que estos barrios a su vez serán parte de un todo más grande y complejo llamado ciudad, concepto rápidamente olvidado por los actores que participan de la tragedia urbana contemporánea.

La buena noticia de todo esto es que aunque parezca increíble no todo está perdido, que muchos aspectos pueden solucionarse de manera fácil y rápida sin gastar mucho dinero ni neuronas. De partida, el papelón de la barda perfectamente se arregla con un día de trabajo y algo de voluntad; el dotar de equipamiento de calidad toma algo más de tiempo pero también es factible. Crear el alma de un barrio puede tomar muchísimo más, que están dadas todas las condiciones para que esto no suceda jamás. Afortunadamente la ciudad siempre está dispuesta a darnos sorpresas, y en una de esas lo que es hoy un homenaje al desprecio por la vida en comunidad en unos cuantos años se transforma en un espacio vital, integrado, con personalidad y amable con sus habitantes. Las sorpresas a veces aparecen, pero generalmente hay que ayudarlas para que así suceda.

[tweetmeme source=”pedestre” only_single=false]

7 Comentarios en El muro de Ixtapaluca

  1. No entendiste Rodrigo, el muro es para proteger a los niños que juegan en la calle, de la velocidad de los autos y para evidenciar las curvas de nivel del terreno, planeación urbana super sofisticada, asi evitan cosas tan complicadas como los semaforos, topes o cosas así. Saludos.
    El podcast de Quito no lo pude oir, no descarga ni se puede oir en linea.

  2. La verdad es que es muy ridiculo el muro, no merece mayor comentario.
    Son realmente penosos los barrios que solo poseen viviendas hasta la saciedad, siempre me han recordado a capitulos de “Dimensión desconcida”, como que algo secreto se encondiera detras de sus paredes.
    Saludos

  3. El caso es que muchas veces construyen los muros, para delimitar varios condominios (aunque es obvio que es solo un gran “condominio” hecho por el mismo desarrollador).
    No sé en Ixtapaluca pero en Juarez, hay conjuntos asi grandes, llenos de barda.s y muros inexplicables. Porque si construyes menos de 100 casas en condominio, ya no necesitas donar tanta superficie para equipamento. Asi se las arreglan para hacer 100 casas en menos terreno posible, sin equipamiento, pero repiten el bloque de 100 casas, separandola por barditas, creando barrios sin terreno para espacio publico, area verde o cualquier edificio de uso comun.
    La pregunta es : porque al legislador se le ocurrio hacer esta norma que permite que los desarrolladores no le donen a él, autoridad publica, el terreno que sirve para sus ciudadanos?

    • Rodrigo Díaz // 10 agosto 2009 en 3:39 pm // Responder

      Sophie,

      Interesante punto el que planteas, especialmente considerando que a mi juicio en gran parte del país el problema que se plantea es totalmente inverso, es decir, son los municipios los que exigen enormes donaciones que finalmente terminan convertidas en estensos espacios baldíos, puesto que nunca se tiene contemplado un plan para ellas. Por otro lado, estas donaciones repercuten negativamente en el costo y tamaño de la vivienda, haciendo poco eficientes los desarrollos. Así, en México un conjunto tipo destina sólo un 55% de su superficie a lotes habitacionales, cuando un uso racional del suelo aconsejaría elevar esta proporción a un 70%.
      A mi juicio el problema no es tanto el que se destinen o no superficies a equipamiento y áreas verdes, sino que estas áreas se materialicen realmente. No conozco la realidad de Juárez todavía, pero la semana pasada estuve en Mexicali y me di un banquete de conjuntos bardeados, aislados completamente de su entorno, los cuales sin embargo eran bastante generosos en lo que a donaciones se refiere. El único problema es que éstas no eran más que cementerios de automóviles, basurales o desiertos que lejos de aumentar la calidad de vida de los habitantes la empeoraban.

  4. Genial artículo. Ya tengo algo que aportar a mi cabeza cuando paso rumbo a Puebla, en ese momento en que mis ojos se bloquean, mi lengua se traba y mi cara entera sólo acierta adecir: “!”

  5. Yo soy habitante de,( San Buenaventura). Me da pena y vergüenza todo lo pasa y lo que cuesta vivir en un lugar así. Vivo aquí porque no hay de otra, la casa donde vivo cuesta ¼ parte de lo que cuesta una casa en la ciudad de México. Vivimos donde no hubo planeación y construyeron viviendas por miles. La unidad donde vivo se ha convertido en un basureo, en baño público de “perros” que defecan por doquier no hay la minina cultura en los habitantes para levantar sus ceses. Y no se diga de ratas de 2 y 4 patas. La gente que vive aquí, ya perdió totalmente el interés por cuidar y mantener limpio y en orden el lugar donde viven. Las calles están llenas de jóvenes adolecentes “o” mejor dicho “Delincuentes Juveniles”.
    El traslado promedio de la gente que vive aquí y trabaja en la mancha “GRIS” (D.F) es de 2 a 3 horas con tráfico “normal” y hasta 5 horas cuando hay inundaciones, choques etc. Y eso ya es más común.. La calidad de vida que tenemos los que trabajábamos en el Distrito Federal es pésima. Ejemplo.. Despierto por la mañana (6:30 am), me dirijo a besar a mis hijos de 3 y 5 años, ellos duermen. Medio desayuno porque reviso el GPS y el trafico se ve fatal. Trabajo 9 horas + el tiempo de recorrido da un total de 14 horas fuera del hogar. Llego a casa alrededor de las 10 pm y mis hijos siguen igual.. “Dormidos”… los beso y me voy a dormir..
    Y esto se repite todos los días…
    Esta historia la puede contar cualquier habitante de este lugar y de cualquier otro.. qué vergüenza me da… “sin palabras”.
    No se si ya mencione que gasto 60 litros de gasolina a la semana
    Tengo carro chico de 4 cilindros
    Pago 3 casetas diario.
    Desde que me mude a este lugar he tenido que cambiar 3 veces mi carro porque el desgaste es mayor (baches, inundaciones, calles sin pavimentar, coladeras abiertas, etc)
    Intente ocupar el transporte público.. es la “Muerte”… me asaltaron 2 veces y el tiempo de traslado de duplica.. además que es sumamente peligroso..
    El impacto ambiental es sorprendente.. Somos millones de vehículos que gastamos entre 60 y 70 litros de gasolina a la semana, solo para trasladarnos a nuestros trabajos. Lo que una persona que vive en el D.F. es lo que se gastaría en 30 Días.
    En esto no piensan nuestros gobernantes????????????
    Que pasa con los vehículos de baterías recargables ??? Porque son tan inaccesibles?? Cuestan una fortuna. Para mi sería la mejor opción. Debería haber un crédito especial en las empresas para autorizar que los trabajadores puedan tener acceso a estas unidades..
    Porque no hay carriles exclusivos para motocicletas o para bicicletas???
    Gracias por su atención.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: