¿Pan o circo? ¡Circo!

Cuando las vacas gordas pastan en la ciudad y las billeteras están llenas la pregunta ni siquiera se hace, que en esas circunstancias un gobierno común y corriente es capaz de brindar pan y circo a su gente en cantidades satisfactorias (nótese que cuando hablo de pan me refiero a la comida y metafóricamente a todas aquellas cosas que la población considera como indispensables para poder tener una calidad de vida que pueda ser considerada como aceptable). Sin embargo, a veces las cosas cambian, y las adelgazadas vacas se hacen presentes acompañadas de la crucial disyuntiva de pan o circo, que uno de los dos debe ser sacrificado de alguna manera para que el otro pueda seguir siendo suministrado. A decir verdad, yo ni siquiera me haría la pregunta, que de ser autoridad elegiría sin vacilaciones el pan (insisto, hablo del que tiene miga adentro y no del de Felipe, Vicente, César y Germán), que para mí es claro que puedo pasar una temporada sin circo, pero sin lo otro la vida se me haría bastante más difícil. Lo interesante del caso es que esta respuesta, que a mis ojos aparece como lógica y universal, al parecer no es compartida por varios de nuestros líderes. ¿Acaso es demasiado importante el circo para nuestra población?

panycirco_0

Entre el fiasco y la farándula

Este fue un fin de semana movido en el DF. El sábado en la mañana fue inaugurado oficialmente el cacareado y pomposamente llamado Corredor Cero Emisiones del Eje Central, uno de esos fiascos que ya no se ven tan a menudo. Anunciado en su momento con bombos y platillos como el corredor de transporte público más moderno de México y Latinoamérica, un ejemplo de planificación urbana que pondría a la capital mexicana en el mapa de las ciudades sustentables a nivel mundial, el corredor fue presa fácil de las autoridades que vieron en él una buena manera de recortar recursos para enfrentar una crisis económica que vendría a aguar inesperadamente la fiesta del progreso. El resto es historia: los modernos trolebuses dieron paso a viejas máquinas enchuladas, la ciclopista prometida pasó a mejor vida, lo mismo que las estaciones tipo Metrobús, el sistema de pago con tarjeta, la completa repavimentación de la calzada y la remodelación del espacio peatonal. La culpa es de la crisis, se dijo majaderamente, que es mejor tener algo a no tener nada, que después de todo se reemplazó el 35 por ciento del pavimento y se instalaron bonitos paraderos de acero inoxidable dotados incluso de estacionamientos para bicicletas que sólo están esperando la existencia de ciclistas que los usen.

El mismo fin de semana, pero esta vez el domingo, se realizó el mega concierto gratuito “Ciudad de México llena de vida”, el cual reunió a alrededor de 120 mil almas en los alrededores del Ángel de la Independencia. A diferencia del esmirriado Corredor, aquí el GDF no se fijó en gastos, que la crisis no existe cuando se trata de llevar alegría al pueblo, filosofía que permitió el desfile de una galería de artistas de no poco arrastre popular. Echemos un vistazo: Juan Luis Guerra, Nelly Furtado, Pedro Fernández, Calle 13, David Bisbal, Natalia Lafourcade y otros tantos cuyos pergaminos desconozco que se reunieron con el supuesto propósito de fomentar el turismo en la capital. No tengo la menor idea de cuánto costó la gracia, pero presumo que no fue barato, porque ninguno de los anteriormente mencionados se sube a un escenario así por bolitas de dulce, y menos aún sabiendo de la utilización política que tarde o temprano se hará del evento. Si a ello sumamos el costo del arriendo de equipos de luz y sonido, publicidad, y la movilización de mil 200 efectivos policiales para resguardar la seguridad de los asistentes, podremos imaginarnos que no poco dinero salió de las arcas defeñas para financiar un espectáculo hecho para que no se note pobreza.

Gobernar es priorizar

Me gustaría dejar algo en claro: creo que el gobierno de Marcelo Ebrard – y cualquier otro gobierno – tiene todo el derecho del mundo a organizar todos los eventos masivos que se le vengan en gana, especialmente considerando que sus asistentes son aquéllos que generalmente no cuentan con recursos para gozar de espectáculos de calidad, que por lo demás ayudan a hacer de la ciudad un lugar más vivo, más animado, más amable para vivir. El problema es que, tal como lo mencioné en un principio, en tiempo difíciles (y éste lo es) los gobiernos deben priorizar sus gastos y desarrollar sólo aquellos proyectos o actividades de primera necesidad para la población. Con el Eje Central no hubo ningún tipo de contemplaciones, despedazándolo hasta dejarlo convertido en un remedo de lo que alguna vez se pensó que iba a ser, rigor que no ha sido aplicado a otras iniciativas que se ven mucho más superfluas como el mentado concierto o las pistas de hielo que se dejarán caer en la capital a fin de año, que a primera vista no han experimentado ningún tipo de recortes. Mal que mal, el concierto de Guerra, Furtado, Bisbal y compañía dará felicidad por algunas horas a la concurrencia, pero el martirio de sufrir un transporte público tercermundista que esta misma concurrencia tendrá se prolongará por años.

Es cierto, con el dinero gastado en el espectáculo montado en el Ángel de la Independencia difícilmente se habría hecho mucho más en el corredor de Eje Central, pero no debe olvidarse que los mensajes que manda la autoridad importan mucho, y lo que gran parte de la ciudadanía percibió este fin de semana es que, al menos en esta ciudad, el circo es más importante que el pan.

2 preguntas al cierre

¿Se puede seguir hablando de Corredor Cero Emisiones cuando los peseros que por allí circulaban no desaparecieron, sino que movieron su humo a otros lados?

¿Cuál será el impacto en la llegada de turistas del concierto dominical?

Sólo una reflexión: es cierto que los espectáculos masivos dan votos, pero las mejoras en el transporte público dan aún más.

3 Comentarios en ¿Pan o circo? ¡Circo!

  1. Oye el concierto fue patrocinado por Telehit y Exa fm, ¡no seas panchoso! lo demas me vale igual ni vivo en el DF y me cae gordo Marcelo. Solo era una aclaracion.

    La pregunta es:

    ¿Este comentario sera publicado en este blog?

    (que panchosa soy XD)

    • Rodrigo Díaz // 5 agosto 2009 en 10:18 pm // Responder

      No hay ninguna razón para no publicar tu comentario. La pregunta de fondo es, ¿Telehit y Exa financiaron todo el espectáculo? Estoy seguro que no, que una cosa es auspiciar y otra muy distinta es correr con todos los gastos de un vento así.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: