Son sólo 4,375 hectáreas (a propósito del Park(ing) Day)

Nadie sabe muy bien la cifra exacta, pero se calcula que el tamaño del parque vehicular del DF alcanza los 3 millones y medio de unidades. Si consideramos que en promedio un cajón de estacionamiento mide 12.5 metros cuadrados (2.5 x 5.0 m), tenemos que en la capital de México se destinan alrededor de 4,375 hectáreas sólo a aparcar vehículos. Esto equivale a más de un 7 por ciento del total de la superficie urbana del DF, o si se quiere a un 3 por ciento de su superficie total, incluyendo áreas de conservación. Para hacerlo más gráfico, esas 4,375 hectáreas son equivalentes a 5.5 veces la superficie de todo el bosque de Chapultepec. No es poca cosa, especialmente si se considera la decreciente superficie de áreas verdes urbanas que los habitantes de la ciudad tienen para su gozo, y que encuentran su máxima expresión en las zonas periféricas, donde plazas y parques brillan por su escasez, ausencia, o por ser excelentes lugares para cometer un asalto, asesinato o ambos a la vez.A decir verdad, la situación no es exclusiva de estos lados, que en gran parte del mundo es común escuchar que las áreas verdes y espacios para el esparcimiento tiendan a hacerse más escasos, mientras aumentan los lugares destinados a albergar automóviles cuando estos no se encuentran en movimiento (claro, después de todo los humanos se pueden adaptar a la falta de espacio, pero los vehículos no). Esto llevó a que en 2005 los integrantes del colectivo REBAR de San Francisco desarrollaran el primer Park(ing) Day de la historia. La iniciativa era tan simple como atractiva y novedosa: se trataba de habilitar durante un día uno o varios cajones de estacionamiento público para la creación por parte de la comunidad de mini parques para el uso y goce de todos los ciudadanos. Así, con una acción tremendamente original se mataban tres pájaros de un tiro: en primer lugar, se revertía al menos por 24 horas la supremacía del espacio vehicular sobre el humano; en segundo término, se creaba conciencia en la población acerca del problema de la falta y mala calidad del espacio público en nuestras ciudades, y por último, se promovía la participación y creatividad ciudadanas en una iniciativa amable como pocas, una verdadera celebración del derecho de disfrutar de la vida urbana.

Lo interesante del caso es que lo que en su momento comenzó a la manera de pequeñas intervenciones consistentes en un pequeño pedazo de pasto, piedras o arena sobre el cual se colocaba un toldo y unas sillas plásticas, rápidamente mutó en una serie de instalaciones mucho más sofisticadas, donde las más libres expresiones de diseño urbano a escala peatonal comúnmente se mezclaron con manifestaciones de arte efímero, y donde los grupos que gozaban de los espacios creados dejaron de estar constituidos exclusivamente por los activistas urbanos de siempre para abrir la puerta a ciudadanos de a pie que una mañana cualquiera descubrieron por sorpresa que se les regalaba por un momento el goce de un espacio que hasta el día anterior estaba reservado a los automóviles. La cantidad de ciudades que quisieron emular esta iniciativa también creció de manera exponencial, y ya para 2009 fueron 140 ciudades de 21 países las que se sumaron a la idea, creando 700 parques efímeros disfrutados por varios miles de personas. De las 140 ciudades registradas en la página oficial de Park(ing) Day, sólo dos – Río y Santiago – son latinoamericanas, aunque tengo entendido que en Guadalajara la gente de Ciudad para Todos ya organizó algún evento de las mismas características, lo que es clara señal que la idea ya llegó para quedarse. Por ello, no me extrañaría que para el 2010 el número de urbes inscritas creciera considerablemente. Para participar sólo se necesitan las ganas y algo de creatividad, que el espacio sobra (¿o alguien piensa que más de 4 mil hectáreas es poca cosa?)

1 Comentario on Son sólo 4,375 hectáreas (a propósito del Park(ing) Day)

  1. Reblogueó esto en salvolomasy comentado:
    Capital financiero y territorial totalmente improductivo, para beneficiar a 25% de la población. Urgente implantar el Impuesto al Uso del Automotor, que recupere los costos de las externalidades negativas del uso de los automotores. Basta de subsidiar a los automovilistas y de privilegiar el uso del auto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores

%d personas les gusta esto: