Automóviles gordos para un planeta flaco

Plante un árbol en el día de la Tierra. Imagen: http://huffingtonpost.com

El visitante desinformado podrá creer por un instante que las familias del DF son tremendamente numerosas, que gran parte de ellas posee un rancho al que hay que llegar por huellas de muy difícil tránsito, y que un porcentaje significativo de las mismas gusta de realizar actividades en íntimo contacto con la naturaleza, como escalada libre, campismo, pesca de salmones o caza de especies mayores a una ardilla. De otra manera no se explicaría la marcada predilección de algunos por poseer automóviles diseñados para las adversas condiciones de los caminos rurales. Nada más ajeno a la realidad: la familia mexicana se ha ido empequeñeciendo progresivamente, en el DF el grupo promedio no supera los 4 miembros, la mayoría de los habitantes sólo posee tierra en sus zapatos, y el gusto por las actividades que requieren internarse por paisajes no urbanizados es más bien una rareza. ¿Entonces por qué la preferencia por automóviles que están diseñados para usos distintos a los que se les da? 

Seamos justos, que el curioso fenómeno no es exclusivo de la capital mexicana, que después de todo aquí nomás se copian los modelos y costumbres que se generan más al norte. En efecto, y de acuerdo a un estudio del profesor Tom McCarthy, sólo el 6 por ciento de dueños de vehículos off-road en Estados Unidos (camionetas y SUV) ocupa la tracción en las 4 ruedas que los distingue. El restante 94 por ciento se limita a conducirlos en las generalmente bien pavimentadas calles norteamericanas, donde la doble tracción es un aditamento absolutamente innecesario. Este estudio aparece citado el excelente último libro de David Owen, Green Metropolis. Why Living Smaller, Living Closer, and Driving Less are the Keys to Sustainability (Riverhead Books, 2009), el cual indica que los problemas de obesidad que sufre la población estadounidense también han tenido su correlato en el aumento sostenido en el tamaño de sus coches. Así, entre 1987 y 2007 los automóviles en Estados Unidos subieron su peso en un 29 por ciento, pasando de un promedio de 1,460 kilos a unos más que robustos 1,882 kilos; a su vez, esto se ha traducido en un aumento de un 89 por ciento en su potencia, que pasó de un promedio de 118 a 200 caballos de fuerza en las mismas dos décadas, período en el cual además bajaron en promedio un 2 por ciento en su eficiencia energética. ¿El resultado? No hay que ser muy inteligente para adivinarlo: un incremento en un tercio en el consumo de gasolina en el país del norte en sólo 20 años. 

¿Crisis energética? ¿Contaminación? Aquí parece que no hay problemas, que las preferencias de los automovilistas han ido en sentido completamente opuesto a las necesidades del planeta, y si en todas partes se hace un llamado a viva voz a preferir medios de transporte sustentables, la industria del automóvil ha respondido creando modelos que no se condicen con los problemas que enfrentamos. Eso sí, y para que no se note la falta de compromiso planetario, a sus modelos se les ponen nombres que sí evidencien un contacto vivo con la naturaleza en su estado más salvaje: Pathfinder, Explorer, Expedition, Sierra, Blazer, etc., ilusiones de vida silvestre para quien ocupa su coche para ir a comprar el diario. ¿No sería más honesto producir el Ford Sedentario, la Chevrolet Lazy o el Toyota Huevonazo, vehículos más acordes al verdadero estilo de vida de sus dueños? Puras ilusiones, que cuando los japoneses sacaron el demoledoramente sincero Mitsubishi Pajero rápidamente le cambiaron el nombre en Latinoamérica para dejarlo en el más evocador Montero. Business is business.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: