Por qué Ecobici no despega (todavía)

Un montón de bicicletas disponibles, todas ellas con muy poco uso, una postal de Ecobici. Imagen: http://transeunte.org

Jueves 22 de julio, 10.30 AM, Paseo de la Reforma. Las estaciones de Ecobici están rebosantes de bicicletas esperando por usuarios que ante mi vista brillan por su ausencia. En 15 minutos sólo veo uno. Las autoridades nos dicen que el sistema de arriendo de bicicletas del DF es un éxito rotundo, pero mi personal impresión es que sus resultados todavía están muy por debajo de lo que en un principio se proyectó y publicitó. Los mismos números aportados por el programa son elocuentes: se calcula que este servicio genera solamente unos mil 600 viajes cada día, cantidad bastante exigua si se considera que el total de bicicletas disponibles en las 85 estaciones es de 1,114. En otras palabras, una bicicleta se utiliza en promedio 1.43 veces al día, harto poco si se tiene en cuenta que el arriendo es por un máximo de 30 minutos.

¿Cómo se explica que después de casi medio año de inaugurado con bombos y platillos, uno de los proyectos más cacareados por el gobierno del DF viva su día a día en medio de la indiferencia más absoluta de la población? Creo que la respuesta se encuentra mirando los orígenes de la idea. Vayan 3 preguntas básicas:

¿A quién está dirigido Ecobici? Quiero suponer que a aquellas personas que usualmente no pedalean, que al menos así ocurre en las otras ciudades donde se ha implementado este sistema.

¿Qué es lo que necesitan esas personas para atreverse y tomar la decisión de subirse a una bicicleta? Básicamente una red cómoda, atractiva y segura donde circular (no hay que olvidar que el principal argumento esgrimido para no pedalear en la ciudad es la falta de seguridad percibida en las calles).

¿Qué es lo que no consideró Ecobici en su inicio? Precisamente una red de ciclovías donde los nuevos pedaleros pudieran andar con toda comodidad y seguridad.

Nadie en su sano juicio instala un tranvía sin antes tender los rieles, ni hace circular trolebuses sin que exista un cableado eléctrico. Sin embargo, esta regla no rigió en el sistema de bicicletas públicas del DF, lanzado a compartir con automovilistas, peseros y peatones un espacio tremendamente hostil, precisamente lo que el público objetivo de Ecobici quiere evitar a toda costa. Si ni siquiera hay rampas que permitan subir o bajar los más de 20 centímetros de la  banqueta de Reforma. Una vez más, la arraigada idea de que el ciclista, al igual que ese otro excluido que es el peatón, puede arreglárselas en cualquier lugar y circunstancia, no importa lo desfavorable que sean, juega una mala pasada a una iniciativa que no se merecía nacer de manera tan inmadura.

Se supone que las ciclovías van a estar listas pronto, pero no tengo claro que sean suficiente incentivo para resucitar un sistema que no muestra muchas señales de vida. Poner la carreta delante de los bueyes nunca ha sido una idea muy aconsejable, menos aun en la ciudad, donde el orden de los factores sí altera el producto. Construir las ciclovías después de instalar las estaciones de bicicletas puede ser un error garrafal que haga fracasar una buena iniciativa, a la que mientras más pasa el tiempo, más costará darle un segundo aire. No vaya a ser que cuando inauguren las ciclovías –también con bombos y platillos- las bicicletas de Ecobici estén en el mismo estado que esos teléfonos públicos o paraderos inútiles que por desidia nadie sacó, y que lentamente se conviertieron en un montón de fierros oxidados.

Palabras al cierre

No sé por qué, pero algo me dice que en el caso de Ecobici importaba más la foto inaugural que la futura utilización de las bicicletas.

[tweetmeme source=”pedestre” only_single=false]
Share on Facebook

6 Comentarios en Por qué Ecobici no despega (todavía)

  1. Buen análisis. Y no hay que olvidar que no sólo de ciclovías aisladas se trata, si no que de “limpiar el plato antes de servir el filete”, esto quiere decir que antes de construir ciclovías, hay que empezar por tomar medidas mas baratas, como la disminucion de las velocidades máximas y clamado de tráfico, regulación y fiscalización a los motorizados, lo que permitiría desde un comienzo saber si realmente existe voluntad política para mejorar la movilidad en la ciudad.

  2. No creo que el programa esté dirigido únicamente a personas que no pedalean. Habemos muchos usuarios de bicicleta que preferimos usar una rentada en lugar de la propia, pues no tenemos qué preocuparnos por dejarla en la calle mientras laboramos. El progrma seguro puede mejorar mucho, peron entre más gente dispuesta a andar en bici, los espacios se irán ganando poco a poco.

  3. Otra carencia importante es la reducida extensión del programa (aunque, eso sí, la densidad en la pequeña zona habilitada es tremenda). Sí, nuestra ciudad es un gran mounstro – Y aunque yo voy con relativa frecuencia a la zona de Condesa/Roma/Reforma, y disfruto de ser ciclista urbano (3 a 5 días a la semana me traslado a mi trabajo este medio), no me he animado a pagar los 300 pesos anuales por un servicio… tan limitado.

    La Condesa ha ido convirtiéndose en una zona bicicletera de clase media-alta (las zonas de clase baja tienden a ser bicicleteras de propio), pero -a mi parecer- por el perfil de su población, es menos probable que sus habitantes se animen a rentar una bici cuando no les significa un gran esfuerzo comprar la propia.

    Aplaudí fuertemente al programa cuando fue anunciado, y espero que puea corregir su ruta para volverse el éxito que merece ser.

  4. ¡Bravo! EL emperador “verde” esta desnudo! Como he comentado en otros foros, podrían tomarse muchas medidas con sentido común y costo casi nulo que ayudarían mas a la calidad de vida, pero no son tan “sexys”.
    Hay tantas cosas mal con ese programa, y la asociación con Clear Channel me deja un muy sabor de boca. Como si necesitáramos mas publicidad en las calles.
    Se que es anecdótico e irrelevante pero me enoja cuando veo en el internet (twitter) gente preguntando si no hay un “app” de ecobici para el iPhone. Refuerza mi percepción que el programa es poco mas que un juguete para “hippsters”. En una ciudad donde no existe un solo bebedero publico y los baños en los parque cuestan ¿es este el publico que necesita que se le subsidie su transporte?

    ¡Felicidades! Gran articulo, sigue asi.

  5. PESIMO PESIMO SERVICIO LAS BICIS ESTAN HORRENDAS Y PARA COLOMO EL SERVICIO ES CARO ADEMAS DE INCOMODAS Y AHORA RESULTA Q SI NO ENTREGAS LA BICI TE LA COBRAN EN LA MODICA CANTIDAD DE $5,000.00 CUANDO UN PROVEEDOR ME DIJO Q ESAS MUGRES NO PASAN DE LOS $1,500.00 DONDE ESTA EL NEGOCIO??? CLARO CON MARTHA DELGADO QUIEN INVIRTIO EL DINERO DE TODOS LOS CIUDADANOS ALGO ASI COMO 75 MILLONES DE PESOS PARA COMPRAR LA FABULOSA CANTIDAD DE 1114 BICIS RESULTANDO Q CADA BICI COSTO LA BICOCA DE DE $67324.00 POR CADA BICI DONDE QUEDO EL $$$ RESTANTE??? PREGUNTALE A MARTHA DELGADO , EBRAD Y LOS DE NESTLE PORQUE NADIE HA HABLADO EN FOROS SOBRE ESTE TEMA CORRAN LA VOZ

    • CRITICO, estarás de acuerdo en que el costo de reposición debe funcionar no únicamente para restituir el bien perdido, sino como estímulo a no intentarlo siquiera, como prevención.

      Contrario a lo que mencionas, las bicis en cuestión _sí_ tienen componentes que salen bastante más caros. Tal vez comprándolos a un mayoreo (arriba de 1000 unidades) pueda bajar el precio… Pero debes incluir desde los gastos fijos y por única vez, como lo pagado por estudio y diseño — Notarás que las bicis que se prestan/rentan no son como la tuya o la mía, sino que tienen características definitorias. No es mero capricho que las llantas sean de diferentes diámetros, y la canastilla fija/interconstruída es muy diferente de la canastilla estándar que podría instalar en mi bici. Cada ecobici tiene también luces trasera y frontal encendidas por dinamo. Y, claro, no puedes olvidarte de la parte electrónica de identificación para el control de préstamo/entrega.

      Respecto a los precios que mencionas (que seríá muy bueno que documentaras de dónde vienen), tendrás además que sumarle los del mobiliario urbano, tanto de las cicloestaciones como de las adecuaciones viales aledañas (conitos de protección que principalmente he visto en la Condesa). Y no sé si entre en este rubro, pero podría también incluirse la obra del ciclocarril confinado en Reforma.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: