En busca de los expertos detrás de la Supervía

“No vamos a parar por 200 ó 300 lo que beneficia a cientos de miles… yo lo que le pediría a las 200, 300 personas que están en contra es que le expliquen a las miles que están a favor qué otra alternativa ofrecen”. 

Las palabras corresponden al Secretario de Obras del Distrito Federal Ramón Aboitiz, para quien el tema de la conveniencia de la Supervía Poniente se justifica contrapesando opiniones a favor versus opiniones en contra. Como estas últimas sólo serían unas 300, la nada misma en una urbe como el DF, podría deducirse que el proyecto es beneficioso para la ciudad, y que quienes se oponen a él lo hacen por el puro gusto de joderle la vida a la inmensa mayoría de la población (que dicho sea de paso, jamás ha sido consultada por una iniciativa que al parecer es tan buena, que hace que este mínimo procedimiento democrático sea del todo innecesario). Suponiendo que las estimaciones del señor Secretario sobre la opinión de la gente son ciertas, y que sólo unos 300 amargados obstruyen el avance del progreso, no deja de ser preocupante el hecho que la gran mayoría de los más destacados expertos en urbanismo, transporte y medio ambiente del país se encuentren precisamente en dicho grupo de descontentos. Si echamos un vistazo a la prensa, podremos darnos cuenta que el 6.3 por ciento de estas 300 personas, 19 destacados académicos de la UNAM con grado de doctor, emitió hace algunas semanas un crítico documento acerca del proyecto y la declaración de impacto ambiental presentada por sus promotores, que en su opinión presenta numerosos vacíos imposibles de soslayar en una propuesta de esta envergadura. Como era de esperar, el documento fue rápidamente desechado por el Gobierno del DF, que ni siquiera se tomó la molestia de darle una leída al pasar. Claro, no vale la pena dedicarle tiempo a los pensamientos de tan insignificante minoría. Tampoco han sido escuchadas hasta la fecha las opiniones de especialistas del Centro Mario Molina, ni del ITDP, ni de Ciudad Posible, ni de distintas universidades, que en vano han esperado poder confrontar en un debate abierto sus argumentos con los de la autoridad. Es que son parte de los 300 odiosos de siempre, a quienes más vale no prestar atención si se quiere seguir avanzando en la senda del progreso.

En cualquier país desarrollado un proyecto de estas características generaría un amplísimo y apasionado debate, en el cual la ciudadanía tendría acceso a todos los elementos necesarios para formarse una opinión sólida. En el caso de la Supervía Poniente la población se ha visto privada de esta experiencia, que en una democracia madura es un derecho fundamental. ¿Será que no hay un solo experto detrás de un proyecto que obedece más que nada a intereses políticos y económicos? No lo creo, pero la vaguedad de la información proporcionada a la fecha, y la ausencia de técnicos con nombre y apellido que avalen la propuesta da para pensar en este sentido. Revisando un acta de Comunicación Social del DF, pueden leerse las siguientes palabras de Julio Lesi, Director General de Regulación Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente:

 

Este resolutivo es necesario para el inicio de cualquier obra de infraestructura en la Ciudad de México. El equipo que realizó esta tarea esta conformado por la Dirección de Impacto Ambiental, que depende de la Dirección General a mi cargo, el cual está representada por el ingeniero Julio Sánchez. 

El equipo lo conformó un equipo interdisciplinario de especialistas: biólogos, ingenieros civiles, ingenieros ambientales, arquitectos, abogados, todos ellos expertos en los temas ambientales. 

Adicionalmente y dada la importancia de esta obra, en esta evaluación contamos también con la asesoría del Colegio de Ingenieros Ambientales de México

Alguien dirá que este Colegio es garantía de seriedad de la prepuesta, y que su sola presencia basta para eliminar la acusación sobre la falta de expertos de la que hace gala la Supervía. Pues bien, y sin desconocer los méritos profesionales de los señores ingenieros, habrá que decir que su opinión se da avalando los detalles técnicos de un proyecto previamente planeado por otras personas, cuyo nombre sigue siendo un misterio. Sin desmerecerlos, su rol sería el de calculistas de una propuesta diseñada por un arquitecto anónimo, cuyo nombre resulta urgente conocer para que pueda exponer a la ciudadanía los fundamentos técnicos que justifican la realización de una obra de esta envergadura. 

¿Quiénes son los especialistas que diseñaron el trazado? ¿Quiénes pensaron las características de la obra? ¿Hay alguna firma responsable y conocida que avale la solución de los puntos de acceso y salida de la megaobra? Tarea para la casa. 

Imagen exclusiva del equipo técnico de la Supervía Poniente. Arriba: Arq. Pérez, Ing. Soto, Ing. Flores, Ing. Gutiérrrez, Mtro. García. Abajo: Arq. Duarte, Ing. Flores II, Dr. Torres, Lic. López, Ing. Flores III

 

La excepción que confirma la regla 

Hay que ser justos y decir que al menos hay un especialista de respeto que ha dado la cara señalando su apoyo a la iniciativa del Gobierno del DF. Se trata del ingeniero Gabriel Quadri, de quien alguna vez recomendé un artículo muy bueno que publicó en Letras Libres, donde hace un descarnado análisis de las políticas de transporte implementadas en México en general y en el DF en particular. Sorpresivamente, Quadri ha arremetido en su espacio en El Economista, donde ha defendido la ejecución de este proyecto. En opiniones vertidas en su columna del 29 de julio señala que 

“La Supervía hoy es esencial para aliviar el estrangulamiento de Santa Fe y el sacrificio que significa para miles de trabajadores viajar durante horas para ganarse la vida y mantener sus empleos. No compromete recursos públicos, es una concesión privada transparente y los afectados han sido indemnizados con justeza. Quienes la usemos, pagaremos por ello lo que vale. Conlleva un sistema moderno de transporte colectivo con autobuses dedicados y ha sido objeto de un minucioso y aún estridente análisis público de impacto ambiental, que revela costos mínimos y del cual han surgido medidas de mitigación sin precedentes”. 

Será. No estoy en absoluto de acuerdo con la mayoría de sus afirmaciones, pero saludo que alguien haya decidido tirar a la mesa argumentos técnicos que las autoridades deben a la ciudadanía hace un buen rato. A ver si se puede armar algo parecido a debate. La gente lo agradecerá.

3 Comentarios on En busca de los expertos detrás de la Supervía

  1. Hay mucho sobre este tema de los “expertos”. Una de las observaciones que los 19 doctores del Instituto de Biología y Ecología de la UNAM, la UAM y el Centro Mario Molina justamente solicitaba que se dijeran los nombres y curricula de los expertos de este panel multi-disciplinario.
    En su contestación, la Secretaria de Medio Ambiente contestó que estos expertos eran los responsables de la Manifestación: Ing. Carlos Rábago Estela (Ced. Prof.: 4355411, M. en I. Ambiental), Ing. Mario Aguirre Tello (Ced. Prof.: 4171087, M. en I. Ambiental) y Biól. Adán Oliveras de Ita (Ced. Prof.:4093896, Biólogo). En manos de esos expertos está el destino de nuestra Ciudad.
    Por otra parte, el Ing. Quadri, influyente líder de opinión a favor de la Supervía, no ha hecho pública su posición como socio director y fundador de SIGEA, la empresa consultora que realizó esta controvertida Manifestación de Impacto Ambiental: http://www.sigea.com.mx/curriculum.htm, y así deberíamos de oir su opinión, como una persona con interés en esta obra y la reputación de una empresa “con una amplia red de contactos en los círculos empresariales, académicos y SOBRE TODO gubernamentales”, como su propia mercadotecnia dice.

  2. Que pena que en el GDF no sepan contar, habrá que donarles un ábaco en particular al señor Aboitiz ya que la población en Magdalena Contreras no es de 200 ó 300 personas, y si a esa cantidad le agregamos la población de la Ciudad de México que está en desacuerdo con la Supervía, más a nivel nacional la gente que no apoya estas obras tan “pasadas de moda” uf! yo creo que sus cálculos distan – por mucho- de ser exactos. Por cierto, afortunadamente en la Ciudad de México la población en general no considera que las autoridades poseen la verdad absoluta, en esta ciudad la gente busca respuestas, se asesora, analiza, etc. por lo mismo ha rechazado, rechaza y rechazará el proyecto de la Supervía Poniente y otras obras que no tienen una utilidad pública demostrada.

  3. Hola, muy oportunos tus artículos Rodrigo. Voy a profundizar en el tema antes de la reunión de hoy…Gracias y saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores

%d personas les gusta esto: