Encuestas a la medida

¿Le gustaría poder desplazarse a 80 kilómetros por hora en la ciudad, disminuyendo notablemente el tiempo que a diario pierde en el tráfico?

Sí, claro, por supuesto, a quién no.

¿Le gustaría pagar por ocupar una autopista urbana de tres carriles por lado, como el segundo piso del Periférico?

No, ni loco, habría que estar enfermo para pagar por algo así.

Las respuestas son totalmente distintas, pero el objeto de la pregunta es el mismo. Aunque el que contesta es el mismo personaje, la primera respuesta se puede tomar como un apoyo irrestricto a la idea de construir una Supervía que conecte Santa Fe con el resto de la ciudad, mientras la segunda es claramente interpretable como un enérgico rechazo a la iniciativa.

No tiene nada de raro; cuando se dan conflictos entre autoridad y población a raíz de la construcción de grandes obras públicas en la ciudad, una de las primeras estrategias seguidas por partidarios y detractores es sacar a la luz alguna encuesta que demuestre que hay una amplia mayoría ciudadana que respalda sus posturas, y que señala de manera indesmentible que detrás de la titánica lucha ciudadana de los señores zutano y mengano se encuentra la voz silenciosa de millones de anónimos ciudadanos que apoyan sin la menor vacilación sus puntos de vista.

Hace poco salió un estudio que señalaba que el 74 por ciento de una muestra de 1,396 entrevistados de la zona sur poniente de la capital aprobaba la creación de la Supervía. Pocos meses antes, un diputado panista, opositor al proyecto, sacaba a la luz otro sondeo, que daba números similares pero en sentido inverso. Por su parte, el gobierno de la ciudad indica que todas sus evaluaciones muestran un amplio respaldo ciudadano a la iniciativa, sin aportar mayores fuentes de información. En lo personal, tiendo a desconfiar de estos sondeos: cualquiera dotado de un mínimo de sagacidad es capaz de fabricar una encuesta en apariencia transparente desde el punto de vista metodológico, pero cuya estructura está pensada para que salgan resultados a la medida de los intereses de quien los encarga. Aquello de vox populi vox dei corre cuando la vox es la misma del que paga la encuesta, y por eso hasta el día de hoy no conozco a nadie que en estos temas no encargue (o fabrique) un estudio sin antes haberse asegurado que los resultados van a ser los apropiados a sus intereses.

Durante las últimas semanas he dedicado gran parte de mi tiempo a investigar sobre la Supervía Poniente, y aun así hay aspectos de ella que me resultan un absoluto misterio. En mi modesta opinión de lego en estadística, una encuesta tiene gracia cuando recoge el parecer de entrevistados informados sobre lo que se les está preguntando. Para despejar esta duda, generalmente la primera pregunta trata sobre el grado de conocimiento del encuestado acerca de la materia analizada. ¿Sabemos algo de esto? La encuesta encargada por los vecinos que apoyan la Supervía señalaba que 3 de cada 4 entrevistados estaba a favor de construir la megaobra, pero jamás indicaba cuántos de ellos tenían alguna idea de lo que estaban opinando. Por más que busco en el informe de la encuesta, jamás aparece este dato que no es menor. De hecho, llama la atención que en la muestra no se contabilicen personas indecisas sobre un proyecto que no se ha caracterizado por la generosidad en la información (agradeceré de todo corazón si alguien relacionado con la realización de esta encuesta me puede aclarar este punto. Si además me hace llegar el cuestionario completo le estaré el doble de agradecido).

En una democracia participativa resulta fundamental que el ciudadano pueda expresar directamente sus intereses, y un sondeo puede ser una buena herramienta para conocerlo y así diseñar políticas públicas con un alto grado de respaldo. No obstante, esto debe hacerse con un mínimo de seriedad, siendo primordial que la gente tenga fácil acceso a la información, no tan solo de los proyectos e iniciativas a evaluar, sino también de las otras opciones que fueron desechadas en favor de la alternativa discutida. ¿Ha podido la ciudadanía hacer ver sus puntos de vista en el caso de la Supervía? ¿Han sido escuchados estos planteamientos? ¿Hubo alguna vez la posibilidad de elegir entre otras opciones, como por ejemplo la construcción de líneas de Metrobús? No que yo sepa.

El vocero enmascarado entra en acción

Sigamos con lo mismo. Copio parte de la nota aparecida en El Universal el pasado domingo 22 de agosto:

La Subsecretaría de Coordinación Metropolitana y Enlace Gubernamental (no se dice qué funcionario de esta repartición) recordó que “el Sistema Vial sur poniente es resultado de un trabajo de tres años de especialistas en crecimiento demográfico, movilidad y transporte, medio ambiente, desarrollo urbano e ingeniería. Su construcción fue consultada con ciudadanos de las delegaciones Magdalena Contreras y Álvaro Obregón, cuyas opiniones llevaron a cambiar el trazo original en dos ocasiones”.

Algunas preguntas:

¿Quiénes son los especialistas en crecimiento demográfico, movilidad y transporte, medio ambiente, desarrollo urbano e ingeniería involucrados en la planificación de la Supervía?

¿Quiénes fueron los ciudadanos consultados?

Si se trabajó de manera transparente durante tres años, a vista y paciencia de toda la ciudadanía, ¿por qué el secretario de Obras admitió hace algunas semanas que el trazo de la Supervía Sur-Poniente se mantuvo en relativa secrecía para protegerlo de especuladores financieros?

Tarea para la casa (no valen las respuestas de los parientes).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores

%d personas les gusta esto: