Ley de Hummer y estacionamientos para Jeep

Ley de Hummer: la prepotencia de los conductores, manifestada en la invasión del espacio no diseñado para el uso del automóvil, aumenta de manera directamente proporcional a la cilindrada de los vehículos que conducen. Es una sutil variante de la conocida Ley de Benz, que indica el mismo comportamiento pero relacionándolo con el precio del automóvil.

El primer mensaje de la campaña es más o menos evidente: para un Jeep no existen las barreras físicas, que su suspensión vale cada peso que uno paga por ella, y por lo tanto cualquier lugar que mida unos 2.5 por 5 metros es apto para posar sus cuatro ruedas. En pocas palabras, comprar un Jeep ((un auto cuyo costo generalmente está por sobre el promedio) otorga un pasaporte para conquistar lo que para los demás está topográficamente vedado en la ciudad. Y aquí va el segundo mensaje: no hay que tener muy entrenado el ojo para advertir que el cajón de estacionamiento de la serie de avisos está pintado sobre espacios pensados y diseñados originalmente para el uso y goce del peatón, que ante la llegada de un Jeep no le quedaría más que hacerse a un lado y compartir territorio con alguien al cual el suyo le resulta insuficiente. Si a alguien le queda alguna duda sobre esta segunda intencionalidad de la campaña –lanzada con gran éxito en 2008- sólo queda informarle que las fotos fueron tomadas en las calles de Copenhague, una ciudad donde alrededor del 40 por ciento de los viajes se hacen en bicicleta, que cuenta con el que muchos consideran uno de los mejores sistemas de transporte público del mundo, y donde andar en automóvil es algo que realizan unos pocos cuando esto es estrictamente necesario.

Siempre es bueno recordarlo: más que un medio de transporte, en nuestras sociedades el automóvil es un símbolo de ascenso social, y qué mejor manera de demostrar este ascenso que invadiendo –por la razón o la fuerza- el espacio de los que no pueden acceder a este privilegio destinado a unos pocos. La verdad de los hechos dice que al que se le ocurra estacionarse en el espacio público de Copenhague probablemente se verá obligado a pagar una multa draconiana, primero por violar la ley, y segundo y más importante, por romper con el pacto social que establece que el bien común está por sobre los intereses individuales, manifestado en este caso en el carácter casi sagrado del espacio público peatonal. El problema es que no todas las ciudades son Copenhague, ni todas las sociedades son como la danesa, y así es muy común que en estos lados se permita, acepte, y hasta fomente con toda naturalidad un acto que en el fondo es de una arrogancia y prepotencia infinitas. La Ley de Hummer es una realidad, pero está en las manos de la sociedad el invalidarla.

Palabras al cierre

Muy distinta sería la cosa si tan sólo se destinara la mitad del ingenio y presupuesto que la industria automotriz gasta en publicidad a fomentar el uso de transporte público y no motorizado.

2 Comentarios en Ley de Hummer y estacionamientos para Jeep

  1. Muy interesante tu publicación, Rodrigo. Tienes toda la razón.
    Saludos.

  2. Hola.

    Yo creo que tampoco está bien hacer un escándalo por la publicidad. La publicidad finalmente es una forma de pensamiento pública y no estaría bien restringirla “destinando mitades de ingenio”, como si el ingenio y la creatividad tuvieran cantidades y estuvieran siempre orientadas a cosas buenas, prácticas y útiles. No tiene nada de malo jugar con líneas. Menos si el espacio público está bien consolidado, como en Copenhague.

    No que me gusten las Hummer. Los Jeeps sí.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: