Autolib’ y el éxito con el público equivocado

Con toda pompa y boato se lanza Autolib’, el flamante programa de autos públicos –eléctricos, muy ecológicos- de París, algo así como Ecobici pero con cuatro ruedas, y que en cosa de minutos se llena de apresurados elogios de buena parte de los urbanistas del orbe, aun cuando el éxito del programa todavía está por verse. ¿De qué dependerá la evaluación definitiva? En mi humilde opinión, no tanto del nivel de uso que se dé al sistema, sino más bien del tipo de persona que lo prefiera.

Me explico: si éste es adoptado por usuarios que actualmente ocupan el automóvil particular en gran parte de sus desplazamientos, o disuade a los que no lo tienen de la idea de comprarse uno, entonces los empresarios detrás de Autolib y las autoridades parisinas podrán decir con el pecho henchido que el sistema cumplió con su objetivo de promover una forma de uso y tenencia vehicular flexible y ambientalmente amigable, apropiada para enfrentar los problemas de movilidad y contaminación de la ciudad contemporánea. Por el contrario, si Autolib’ atrae a aquéllos  que toda su vida se han movido a pie, en bicicleta o transporte público, y que de repente descubren que por 12 euros al mes hay una respuesta a necesidades puntuales y específicas de movilización, entonces lo que se producirá es una entrada masiva de nuevos conductores al ya congestionado tráfico parisino, lo que redunda en mayores tiempos de traslado y en un aumento de las emisiones de gases contaminantes (no de los autos eléctricos, sino de sus atascados compañeros de ruta). El razonamiento parece obvio, pero balazos en el zapato de este tipo son más frecuentes de lo que uno esperaría; no hay que olvidar que los comentarios más favorables sobre Zipcar, sistema en el que se basó Autolib’, provienen precisamente de aquéllos que no tienen un auto estacionado frente a sus casas. ¿Evangelizando a los ya conversos? En la ciudad, tal como en los negocios y el amor, nunca ha sido muy recomendable tener éxito con el público equivocado.

La idea es buena, de eso no hay duda, pero quizás necesita un poco de ayuda para que produzca sus potenciales beneficios. Situarla en condición de clara ventaja respecto al automóvil particular parece ser el camino, y aquí aparecen una serie de iniciativas que podrían ser fácilmente implementadas, como reducción en el cobro de parquímetros (en ciudades donde esto existe), circulación en carriles de uso preferencial, o circulación exclusiva en áreas de alta demanda, como las zonas céntricas de la ciudad. En un esquema así, el éxito del sistema está garantizado.

Palabras al cierre

Ya empiezan a aterrizar en Charles de Gaulle las tropas de alcaldes deseosos de ser los primeros en copiar la iniciativa

2 Comentarios en Autolib’ y el éxito con el público equivocado

  1. saludos,
    yo tenia entendido que Communauto (en Montreal,Canada) ya habia comenzado a tener autos 100% electricos en su flota de autos-comunes (escuche que Nissan los iba a “donar” para “probarlos”).

    http://www.communauto.com/comment_ENG.html

    Sin duda el sistema Autolib’ parece mas sencillo y mas rapido (y talvez mas barato) que el Communauto, tengo la misma inquietud que tu…talves esto atraiga al publico indeseado. veremos…

  2. oh , aqui esta el link con la informacion de los autos electricos

    http://www.communauto.com/electrique/index_ENG.html

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: