Cebras humanas dirigen el tránsito en La Paz

Matar dos –o muchos más- pájaros de un tiro. Educar a peatones y automovilistas para la adquisición de buenos hábitos de conducta vial, dar una oportunidad de inserción social a jóvenes de la calle, incentivar el voluntariado en la ciudadanía, crear un atractivo turístico, y en general hacer de las calles lugares más amables y entretenidos para quienes transitan en ellas. No es poco para un proyecto cuyo objetivo inicial era sencillamente bajar los índices de accidentes de tránsito en las calles deLa Paz, Bolivia. Bastaron unos trajes de cebra, bastante ingenio y altas dosis de sentido común para que un problema típico de cualquier ciudad latinoamericana se transformara en una oportunidad de cambio social y de enriquecimiento de la vida urbana, ejemplo para todos aquellos que ven los problemas de seguridad vial bajo la exclusiva forma de barreras, puentes y semáforos.

Palabras al cierre

A Antanas lo que es de Antanas. Él y sus mimos aparecieron primero, pero yo me quedo con las cebras altiplánicas.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: