Reality sucks. General Motors también

Margaret Thatcher decía que llegar a los treinta andando en transporte público era signo inequívoco de fracaso personal. La General Motors va un poco más lejos y rebaja esta meta de vida en unos diez años: si a los veinte sigues moviéndote a pie o en bicicleta es porque nada bueno le augura a tu futuro. Reality sucks (la realidad apesta) dice el comercial, como también apestan los pobres, los fracasados, los tontos, los que aún no se han dado cuenta que el camino al éxito y la felicidad está pavimentado por las cómodas cuotas del programa universitario de General Motors. Stop pedaling… start driving (deja de pedalear… comienza a manejar), que la que mira detrás del vidrio jamás se va a quedar con uno que comparte el transporte con otros o se mueve impulsado por sus propios medios.

Reality does suck (la realidad sí apesta) dijeron en respuesta los de bicicletas Giant, que con una sola imagen dejaron flotando la duda de quién es el verdadero perdedor en esta historia. ¿Para qué gastar 27,300 dólares en una camioneta si con ese mismo dinero se pueden comprar 65 bicicletas, que incluso pueden ir más rápido que la flamante General Motors atascada en el tráfico? Stop driving… start pedaling.

Como Chile es un país de vanguardia, allí el comercial de la General Motors fue realizado con tres décadas de adelanto. Fue el Banco de Santiago el que puso a un imbécil (el personaje, no el actor) arriba de un sillín para que con toda impunidad (propia de esos años) recibiera en su cara el ¡cómprate una auto, Perico![1] que como pesada cruz tuvo que cargar el pueblo ciclista chileno por años.

Final feliz: treinta años después los calzados Guante descubrieron que Perico (Nissim Sharim) e Ismenia (Delfina Guzmán) hacía rato que habían dejado de moverse en auto, y que ello era un buen motivo para darle un giro a la historia. Después de todo, para gozar la ciudad sólo hace falta un buen par de zapatos.

Palabras al cierre

Lo que es bueno para la General Motors generalmente es malo para la humanidad.


[1] Para el público mexicano, la expresión “cómprate un auto, Perico” también puede ser leída como “güey, cómprate un auto”.

2 Comentarios en Reality sucks. General Motors también

  1. Muy buen resumen de los hechos Rodrigo.

1 Trackback / Pingback

  1. General Motors sigue apestando | Ciclismo Urbano

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: