El alcalde y el Costanera Center

El Mercurio, 13 de marzo de 2012

“Efectivamente, tendremos un colapso vial. Por esa razón es que estamos trabajando en medidas de continuidad que se irán variando en terreno. No me pregunte lo que significan las medidas de continuidad, ni continuidad de qué son, que cada día tiene su afán, y el afán de este momento es inaugurar tan pronto como sea posible el edificio, que finalmente en el camino se arregla la carga. ¿Qué la zona va a colapsar? Por supuesto que sí, si eso lo supe desde el primer día. No hay que ser experto en transportes para darse cuenta que construir 4,500 estacionamientos en un solo edificio en una zona de alta congestión atraerá autos como moscas van a la miel, si eso es obvio. Sé que el Metro está a un par de cuadras, pero qué querían, ¿que la gente llegara a pata a un mall de nivel internacional? Por eso no sé por qué los tecnócratas del Ministerio de Transportes gastan tanto tiempo y dinero haciendo estudios que dicen que la velocidad de desplazamiento en el sector se reducirá en un 50 por ciento. Si eso todo el mundo lo sabe, como todo el mundo sabe que las famosas obras de mitigación lo único que van a conseguir es aumentar aún más la congestión en el lugar. ¿Se imagina un túnel enla Costanera? De pensarlo me da claustrofobia.

Entonces usted se preguntará por qué aprobé el proyecto. Le daré la misma respuesta que dio Bill Clinton cuando admitió sus líos de faldas con la señorita Lewinsky: lo hice sencillamente porque pude hacerlo. Eso se llama poder. Un país donde todo el mundo se siente con el derecho a opinar y decidir es un país sin disciplina, y un país sin disciplina no merece ser llamado país. Si la gente me eligió como su autoridad es porque confía en mi criterio, y porque en el fondo le gusta que durante cuatro años alguien piense y decida por ellos. Además, el proyecto se ajusta perfectamente a la ley, y la ley fue creada precisamente para que no abriera la boca esta tropa de vagonetas que ni siquiera se ha dado el tiempo de leerla ¿Qué a los arquitectos no les gusta el edificio? Que se jodan: no voy a perder el tiempo hablando con decoradores ¿Qué los técnicos en transporte lo critican? Que se vayan al carajo, que yo sé muy bien lo que es bueno para mi comuna, y para ello jamás le he pedido la opinión a ni uno de estos personajes. ¿Qué con mi decisión me cagué a un par de comunas vecinas? Culpa de sus alcaldes que no tuvieron los cojones para hacerme frente. ¿Qué querían, que yo fuera a tomar tecito con ellos para ver si las obras les molestaban?

El problema es que en Chile se perdió el orden y la dis-ci-pli-na, se lo deletreo bien clarito, dis-ci-pli-na. Ahora cualquier punga, cualquier chascón, se siente con el derecho de criticar la acción de alguien que cuenta con el sólido respaldo que le otorgan los votos de miles de personas respetables que durante varias elecciones han puesto sabiamente el futuro de la comuna sobre mis hombros. ¿Quieren participación los perlas? ¡Que vayan a un cuartel del Ejército a hablar de participación a ver cómo les va! ¡Háganse hombres primero, y después quizás hablamos! Si los mismos que no se pierden una marcha, los que promueven los matrimonios entre homosexuales y quieren que todas las familias decentes de este país aborten a sus hijos son los que están detrás de esta campaña orquestada con claros fines políticos. No me pidan que pierda el tiempo con esa sarta de vagos, que sólo abren la boca para exigir supuestos derechos (izquierdos debieran llamarles), cuando primero hay que pensar en los deberes de cada uno por haber nacido en esta patria.

¡Por supuesto que el sector va a colapsar, si no soy huevón! En toda guerra siempre hay bajas que lamentar –eso lo aprendí clarito de mi general Pinochet- pero en este caso el costo es más que razonable. ¿Cuántos alcaldes no venderían a su madre con tal de tener el edificio más alto de Sudamérica en sus territorios? Por eso los pinganillas me miran con envidia, porque tienen claro que yo sí tuve los pantalones bien amarrados para sacar el proyecto adelante, para hacer frente a toda la caterva de mediocres que sabía que iba a aparecer para criticarme. No tenían idea la chichita con que se estaban curando. Al que hizo el Empire State le importó un carajo el entorno, y ahí está de lo más bien. Nadie se imagina Nueva York sin él, como nadie se imaginará Providencia sin el Costanera Center, eso se lo aseguro. Por eso me molesta que me comparen con el picante del alcalde de Castro; yo sí supe hacer las cosas bien, y jamás he andado dando explicaciones para justificar lo que no necesita de mayor explicación. La ley y los votos están de mi parte. Y escúcheme bien: ya pronto tendremos un edificio más alto aun, también en mi comuna, y cuando llegue a construirse también tendrá un alcalde dispuesto a jugarse el pellejo con tal de sacarlo adelante, que alguien que se crió como hombre en un ejército siempre vencedor jamás dará su brazo a torcer para que esto no ocurra. Si me llaman autoridad es porque tengo el derecho a ejercerla. El resto son huevadas.”

3 Comentarios en El alcalde y el Costanera Center

  1. ¿esto es un texto real del alcaldísimo o es hueveo? otro capitulo en la coleccion de tonteras del alcalde

    • Rodrigo Díaz // 21 marzo 2012 en 9:36 am // Responder

      El texto es tan verídico como el lector quiera creerlo. En el caso de Labbé la línea que separa ficción de realidad es tremendamente difusa. Sí puedo dar fe que el texto de la imagen es real, aunque proviniendo de El Mercurio esto también puede caer en la nebulosa de la duda.

  2. Pero es verdad o es una ficción de lo que te imaginas que el diría?…

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: