Rampa a ninguna parte

Rampa y poste en Perisur

Construyeron la rampa de acuerdo a todas las especificaciones técnicas, la pintaron de un llamativo azul con el logo de la silla de ruedas al medio, la inauguraron, y la mostraron como un claro ejemplo de su compromiso con la verdadera integración de las personas con discapacidad. Bien, sólo que olvidaron que la rampa no es más que una parte de un sistema mayor, que también debe ser cien por ciento accesible en todo su recorrido. Hacer la rampa y olvidarse de la acera es lo mismo que no hacer nada. Finalmente la persona que la usa debe pedir ayuda, arriesgarse y bajar al espacio de circulación de los automóviles.

Esfuerzo en vano, broma de mal gusto, tenemos dos probables culpables: el que la proyectó y nunca consideró la ubicación de los postes, o el que instaló un poste allí teniendo mejores lugares donde ponerlo. Lo más probable es que las responsabilidades caigan sobre ambos. La mejor condena es obligarlos a andar un día en silla de ruedas a lo largo de su obra, única manera de que entiendan que su profesión también tiene un profundo carácter social, donde es fundamental aprender a ponerse en los zapatos –o en las ruedas- del otro.

Palabras al cierre

El urbanismo es antes que nada una disciplina del sentido común

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: