Cómo una organización de personas transgénero salva vidas en las calles

“¡Atención, por favor!

¿Puedo tener tu atención, por favor?

Si vas a conducir como un piloto, entonces debes saber algunas cosas: tu coche no cuenta con máscaras de oxígeno. Debajo de tu asiento tampoco encontrarás un chaleco salvavidas. Pero sí cuentas con un cinturón de seguridad. Si es así, ¿por qué no lo estás usando, cariño? ¿Quieres que te enseñe?

Toma tu cinturón de seguridad.

Jala la hebilla a lo largo de tu cuerpo y ponla en el broche que está junto a tu muslo.

Así.

Debes escuchar un click.

Tu cara bonita no lucirá tan bien después de un accidente.

¡Oye tú, niña malcriada, dile a tu novio que use el cinturón!

¡Oye tú, chico sexy, deja de grabarme y ocupa el cinturón!

Si ocupas el cinturón te ganarás nuestra bendición.”

El mensaje llega con claridad cuando hace visible un problema concreto con consecuencias directas para toda la población. De acuerdo a cifras oficiales, más de 130 mil personas mueren cada año en incidentes de tránsito en India[1]. Este número sólo considera las muertes consignadas en reportes policiales en el lugar de los hechos; la cifra real es mucho mayor.

El mensaje llega con claridad cuando se enfoca en un tema específico, en este caso el uso del cinturón de seguridad. Un paso a la vez; hablar de seguridad vial implica hacer referencia a una serie de estrategias complementarias que abarcan distintos ámbitos. Querer atacar todos al mismo tiempo puede debilitar la estrategia y diluir el contenido de la campaña. Hoy es el uso de cinturón de seguridad –mensaje claro y preciso-, mañana el foco de atención se pondrá en los conductores que manejan bajo la influencia del alcohol o del Smartphone.

El mensaje llega con claridad si se plantea con un lenguaje directo, que no dé lugar a segundas interpretaciones.

El mensaje tiene más posibilidades de ser escuchado si se transmite de una manera ingeniosa (la figura de las azafatas dando instrucciones de seguridad en vuelo), en lo posible ocupando altas dosis de humor. La enseñanza que deja una sonrisa en el receptor siempre será más recordada.

El mensaje será recibido de mejor manera si es transmitido por un grupo que genere empatías con el receptor. Esto es particularmente válido en países donde las autoridades en general y la policía en particular no gozan de gran credibilidad y prestigio entre la ciudadanía. Recuérdense los mimos de Bogotá, las cebras de La Paz en Bolivia. Ciudadanos hablando claro y preciso a otros ciudadanos pueden ser capaces de romper la barrera a veces impenetrable de desconfianza que separa a estos de la autoridad.

La campaña de la organización de personas transgénero india Seatbelt Crew (la tripulación del cinturón de seguridad) logra precisamente los cinco puntos anteriormente mencionados. El particular estatus que goza este grupo en las esquinas no hace más que profundizar un mensaje claro, rotundo e inolvidable, del cual tienen mucho que aprender nuestras políticas públicas.

[1] Organización Mundial de la Salud, Global Status Report on Road Safety 2013

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: