Tango: ciudad lúdica para adultos

20161116_181411

Vereda del Tango, Buenos Aires, Argentina. Imagen: Rodrigo Díaz, 2016  

Instrucciones de uso:

  1. Los bailarines se colocan frente a frente ligeramente desplazados hacia la izquierda, cada uno con sus pies juntos, separados por unos 10 centímetros. De acuerdo a las categorías proxémicas de Edward T. Hall, ésta será una experiencia íntima, como viajar en Metro. O Subte en este caso. Las instrucciones no indican qué hacer con brazos y manos, lo que no es problema para bailarines avezados, pero para uno que es un kiosco esto constituye motivo de profunda preocupación.
  2. El varón desplaza su pie izquierdo unos 25 centímetros a la izquierda. Sin despegarse (nunca lo hacen, igual que en un viaje en Subte), la dama mueve su pie derecho hasta cubrir una distancia similar a la del pie izquierdo de su pareja.
  3. Ahora viene lo difícil. Sin mover su pie izquierdo, el varón adelanta en diagonal su pie derecho unos 60 centímetros. Por su parte, la dama hace retroceder su pie izquierdo, también en diagonal, unos 30 centímetros. Según lo que se aprecia en el diagrama impreso en el pavimento, la pierna derecha del caballero queda ligeramente encajada entre las piernas de la dama.
  4. El varón adelanta su pie izquierdo, que queda unos 15 centímetros delante del derecho. La dama retrocede el pie derecho hasta dejarlo unos 40 centímetros detrás del izquierdo.
  5. El varón lleva el pie derecho junto al pie izquierdo. La dama hace lo mismo con el pie derecho. Los bailarines quedan en la misma posición inicial, pero desplazados algo así como un metro y medio en dirección de la dama. También se ha producido un ligero desplazamiento hacia la izquierda del varón.
  6. El varón adelanta 20 centímetros su pie izquierdo. La dama hace retroceder la misma distancia el pie derecho.
  7. El varón hace un paso hacia adelante y en diagonal con el pie derecho, que queda a la misma altura del izquierdo, separado unos 50 centímetros. La dama sigue este movimiento con el pie izquierdo, que termina su recorrido frente al pie derecho de su pareja.
  8. El varón arrastra su pie izquierdo hasta dejarlo al lado del derecho. La dama hace lo propio con el derecho. Quedan frente a frente, separados por unos íntimos 10 centímetros. Igual que en el Subte.

Una buena intervención en el espacio público es aquélla que nos invita a una detención casual, no planificada, que nos saca de lo ordinario de la rutina. La vereda del tango se encuentra en la tradicional calle Callao, pleno centro de Buenos Aires. Es una intervención sencilla, económica, fácilmente replicable, acupuntura urbana a nivel de pavimento, que cumple con su objetivo de convertir un lugar de tránsito en un espacio para estar, jugar, aprender. De paso nos recuerda que el concepto de ciudad lúdica no es patrimonio exclusivo de los niños, y que mientras más niños se sientan los adultos, mejores serán los espacios públicos de una ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: