Salcedo, el libro

Salcedo 3

Rodrigo Salcedo (1969-2016). Para adquirir el libro, hacer clic aquí

Rodrigo Salcedo escribía como quien toca el piano. Parecía haber un segundo Salcedo que le dictaba los contenidos al oído al primero, el de carne y hueso, que se limitaba a pasear los dedos por el teclado sacando cuartillas como a quien se le va la vida en eso. No se andaba con rodeos, entraba en una especie de trance intelectual y atacaba directamente el texto, sin hacer un punteo previo, como si las ideas hubieran estado acomodadas en su mente desde siempre. Se enorgullecía de sacar en dos horas lo que a otros les tomaba un día o una semana. Y lo hacía bien, extraordinariamente bien, con las ideas claras, las citas precisas y la redacción apropiada.

El resultado de esta capacidad intelectual fuera de lo común, sumada quizás a la temprana conciencia de la fragilidad de la vida que lo llevó a una temprana muerte hace casi dos años, se tradujo en una obra académica e intelectual que supera los 150 artículos en los que aborda la problemática de la ciudad contemporánea desde una perspectiva sociológica siempre llevada al plano de lo espacial. Aunque su obra es variada, destacan sus contribuciones en el estudio de manifestaciones propias de la urbanización de las últimas décadas, como los centros comerciales, los barrios cerrados y los guetos de vivienda social.

Como en la ley de las compensaciones, lo interno del rigor intelectual de Salcedo fue acompañado en lo externo por un total descuido por las formas. Rompedor de esquemas, la academia nunca conoció alguien más desordenado (en buena hora). Afortunadamente, la falta de algo parecido a un catálogo personal de publicaciones ha sido subsanada por el trabajo de dos de sus amigos y discípulos, Ricardo Greene y Tomás Errázuriz, las mentes y almas detrás de Editorial Bifurcaciones, quienes el 6 de diciembre (día en que el autor cumpliría 48 años) lanzarán un libro titulado sencillamente “Salcedo”, que contiene una selección de 25 de sus trabajos agrupados en 6 capítulos. La publicación cuenta además con prólogos escritos por sus colegas Michael Dear, Dennis Judd y Francisco Sabatini. Este volumen es una producción colaborativa y ad honorem llevada a cabo gracias al trabajo de una veintena de personas que bajo distintas circunstancias conocieron, trabajaron y aprendieron de Salcedo. El financiamiento de esta obra, un verdadero acto de agradecimiento a la figura de un ser difícil de igualar, ha sido a través de crowdfunding, y todas las utilidades que se generen por su venta serán donadas a su familia.

Más allá de la profunda amistad que me unió a Rodrigo Salcedo, que es la que me hace escribir estas líneas, invito a quien no lo conoció a leer su obra para descubrir a una mente lúcida e irreverente, que nos hace ver la ciudad desde una perspectiva poco habitual pero inmensamente necesaria en el debate urbano de hoy en día.

Para adquirir el libro y cooperar con esta iniciativa, basta con hacer clic aquí.

A %d blogueros les gusta esto: