Buses

¿Qué se puede pedir por 3 pesos?

5 enero 2009 // 0 Comentarios

“Si lo chocas, te parto la cara”, fue lo que escuchó de su acompañante quien tomó el volante del pesero en Miguel Ángel de Quevedo. Al parecer poco le importó la advertencia, porque apenas se sentó en el asiento del chofer su cara se transformó, como si hubiera estado conduciendo un Fórmula 1. Su rostro de felicidad contrastaba con el de los pasajeros, yo incluido, quienes veían con espanto que en los siguientes minutos sus vidas iban a estar en manos de un joven que con suerte tenía quince años de edad, y que en ese preciso instante empezaba a foguearse en el difícil arte de manejar un ataúd pintado de verde por las atochadas calles de la ciudad. [Leer +]