48 estacionamientos para 87 pisos

Parte del problema es que en estos lados (me refiero a México, a Chile, a Latinoamérica, a la mayor parte de Estados Unidos) creemos que debe haber una relación directa entre superficie edificada y número de estacionamientos a proveer. En otras palabras, mientras más grande es un edificio, más cajones debe tener en su interior. Razonamiento simple, pero no necesariamente inteligente. Aparte de dificultar procesos de densificación, la fórmula no considera que cuando el aumento de superficie se traduce en altas densidades (llámese crecimiento en altura), la provisión de gran número de estacionamientos tiene altas probabilidades de producir congestión vehicular en las calles de acceso, toda vez que entradas y salidas tradicionalmente se focalizan en pocos puntos. Usualmente nuestras normas de estacionamientos no consideran esto, como tampoco consideran que las necesidades e impactos de las construcciones varían drásticamente dependiendo del lugar donde éstas se localicen. Por lo común la norma no distingue entre un centro bien abastecido por redes de transporte público y la periferia a la que se accede por una carretera regional, ley tan pareja como absurda que provoca devastadores efectos en el tráfico de la ciudad.

Crecimos pensando de esta manera, a pesar de que la experiencia nos ha enseñado a golpes que colocar grandes superficies de estacionamiento en zonas céntricas no hace más que concentrar flujos como si se tratara de un gran imán de automóviles. Pensar en una relación inversamente proporcional entre aumento de densidad y disminución de lugares de estacionamiento no nos cabe en la cabeza, por más que la simple lógica urbana nos diga que esta es la manera más racional de enfrentar las grandes concentraciones de actividades en una ciudad.

The Shard

Imagen: The Mirror

Por eso nos volvemos locos al saber que The Shard (la astilla), el recientemente inaugurado edificio más alto de Europa, ubicado en Londres, sólo cuenta con 48 cajones de estacionamiento para abastecer a las 12 mil personas que trabajarán y vivirán en sus 87 pisos y 310 metros de altura. No se nos pasa por la cabeza imaginar que los altos ejecutivos de las empresas que allí tendrán sus oficinas se verán obligados a llegar en Metro, a pie o en bicicleta a su lugar de trabajo. Que a sus trajes de Savile Row no les pasará mucho si no llegan a destino a bordo de un auto. Que habrá personas que pagarán millones de libras por un departamento que no cuenta con un lugar para estacionar el Aston Martin. No damos crédito cuando leemos que la única obra de mitigación vial fue la ampliación y mejora de la acera que conecta con la estación de London Bridge. Que no tuvieron que construir túneles o nuevas vías para absorber aumentos de tráfico. Que estos aumentos de tráfico no se van dar porque en la práctica no hay un miserable lugar donde estacionar. Por eso apelamos a la excentricidad británica para entender las palabras del promotor Irvine Sellar, que ve en la ausencia de cajones de estacionamientos un símbolo de urbanismo sustentable, más allá de los típicos guiños de arquitectura verde con que cuenta el edificio, como las placas fotovoltaicas que reducen en un 45 por ciento las emisiones derivadas de consumo energético, o el hecho de haber ocupado un 20 por ciento de acero reciclado. Que lo verdaderamente sustentable del edificio de Renzo Piano está dado por la manera en que se accede a él.

“Es insostenible seguir construyendo en la periferia” señala el arquitecto. Está en lo cierto, pero para poder conquistar el centro necesitó antes que nada de una agencia de planificación o dirección de obras que le permitiera prescindir del automóvil particular como medio para acceder a su edificio, que entendiera que un lugar bien alimentado por redes de transporte público puede –y debe- ser concebido desde una perspectiva de movilidad que no considera el uso del coche.

Es que Londres no es ciudad de vanguardia, como sí lo es el DF. Richard Rogers, ex socio de Piano, casi perdió el poco pelo que le queda cuando le tocó construir en el Paseo de la Reforma: para la sede de BBVA Bancomer –un edificio grande pero bastante más pequeño que The Shard-, tuvo que destinar casi la mitad de su superficie construida para albergar 3,477 cajones de estacionamiento. Así es el tráfico en el lugar.

A no engañarse: es imposible hablar de arquitectura sustentable si no pensamos como se accede a la obra. Lo demás es cuento.

Palabras al cierre

No he ido a Londres ni he visitado el edificio, así que me abstendré de pronunciar si éste es o no un elefante instalado en la tradicional cristalería del tejido urbano de la ciudad. Sin embargo, habrá que decir que las imágenes me hacen creer que las acusaciones no son del todo infundadas.

12 Comentarios en 48 estacionamientos para 87 pisos

  1. No doy crédito a lo que leo. ¿Quejándose de la falta de aparcamientos una página que se llama ciudad pedestre? Al reducir el número de plazas de aparcamiento a lo ridículo obliga a los que allí trabajen a abandonar la idea de circular en coche privado hasta el trabajo. Ya pueden tener un traje de miles de libras y un Aston Martin fabuloso que si no pueden aparcarlo allí, no podrán ir en él. Ese es el mensaje (poderoso mensaje, por cierto) que suponen esas 48 plazas.

    • Sólo puedo recomendarle que lea el artículo de nuevo para cambiar su primera impresión.

      • Mis más sinceras disculpas Rodrigo. Lucía casi tiene razón: Lo leí apresuradamente en el tren mientras volvía del trabajo y, obviamente, no lo entendí. Al releerlo después vi que la ironía que guía parte del artículo se me pasó por alto y malinterpreté el dicurso así que, de nuevo, te pido disculpas.

        Saludos.

  2. Lucía Nolasco // 7 febrero 2013 en 5:42 pm // Responder

    Me parece que “al trabajo en bici” no leyó el artículo…

    • Lucía, es aun peor: Lo leí y no lo entendí. Pudo culpar a la premura o a la lectura poco reposada y demasiado superficial pero el hecho cierto es que no lo entendí y, casi peor: Lo malinterpreté.
      Saludos.

  3. MANUEL CORONA // 7 febrero 2013 en 6:41 pm // Responder

    PLANEACION PARA EL DESARROLLO URBANO….

  4. Pablo Contreras // 7 febrero 2013 en 9:27 pm // Responder

    No hay que olvidar el tema cultural. Seguramente en Londres existen suficientes compradores para ese producto (departamentos u oficinas lujosas carentes de estacionamientos) pero en Chile? Donde un auto significa status, símbolo de surgimiento o éxito? En todo caso da en el clavo el señor Díaz, cuando deja entrever que nuestras normas urbanísticas al menos debieran permitir “locuras inmobiliarias” y que sea el mercado quien dictamine su éxito o fracaso

    • La cultura no es algo estático, momificado. Se puede cambiar, y a veces de manera radical. Si usted le pregunta a los ejecutivos ingleses cómo les gustaría llegar, seguramente dirían que en auto, al igual que los chilenos. Sin embargo, ese gustito le sale caro a toda la ciudad, porque crea demasiada congestión que sufre todo el mundo. Por eso es que se hacen políticas públicas e instrumentos de planificación territorial que velan por el bien común, y que limitan severamente el uso del auto; allí no hay cultura ni gusto que valga.

      Abrazo

  5. Yo he estado ahí cunado lo estaban construyendo y definitivamente podría ser un nuevo hito en el skyline londinense, y más aún con este detalle tan controvertido , respecto a las acciones de este tipo en América, lo veo difícilmente viable debido a que no es muy inteligente ir en algunas ciudades con tu laptop o de traje en el transporte público ya que te arriesgas a demasiadas desventuras con la inseguridad , de las cuales incluso en automóvil no se está exento.

  6. Romper Paradigmas // 8 febrero 2013 en 7:04 pm // Responder

    Una solución ideal a un problema real. Desafortunadamente no es crédito únicamente de los diseñadores, involucra una planeación urbana de primer mundo, la cual le hace falta madurar a ciudades como el DF. La participación de ciudadanos, que tengan un juicio amplio, informándose e interesándose por el desarrollo de su contexto.

  7. Buen dia en latinoamerica es comun ver edificios sin estacionamientos, pero esto no es por planeacion urbana, es por la necesidad (ambicion) de muchos inversionistas que les interesa mas
    sus ingresos que la comodidad del usuario, aqui existe el riesgo de ir a tu trabajo y no regresar nunca a tu hogar o viceversa.

  8. Reblogueó esto en salvolomasy comentado:
    Apreciemos la diferencia con la TorreChueca Virreyes, que no conforme con los 1600+ espacios de estacionamiento requeridos! construye 400 más en 16 niveles subterráneos, el estacionamiento más profundo del mundo. Para llegar de la calle al último lugar más profundo, sin estorbo alguno en el camino tardarás 14min en llegar; no quiero imaginar la escena dantesca de un incendio en el nivel 15 subterráneo, el grave peligro de insuficiencia en los extractores de gases, dejando una provisión escasa de aire fresco no contaminado.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Edifício mais alto da Europa, apenas 48 vagas na garagem | Cidade IDEIA
  2. La tontera del estacionamiento gratuito / por Rodrigo Díaz – Pueblo Bicicletero

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: